Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Missouri ha determinado que las niñas son mejores que los niños en matemáticas y ciencia.

En muchos países todavía la educación está restringida socialmente en función del género. El niño tiene la oportunidad de ir a la escuela, mientras que a su hermana se le niega esta posibilidad. Incluso en estos lugares, las pocas niñas que acceden a los recursos académicos demuestran una mejor desenvoltura en matemáticas y ciencia, así como a la hora de leer, en comparación con el género masculino. Esta es la conclusión del estudio global realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Missouri.

Para hacer el estudio los investigadores han buceado entre los datos que ofrece el examen internacional PISA (Programme for International Student Assessment), cuyas bases están estandarizadas. Con la información referente a las puntuaciones de 1,5 millones de estudiantes, el equipo de la Universidad de Missouri descubrió que en el 70% de los países que dan estadísticas las niñas superaban a los niños.

Lo hacían en matemáticas y ciencia, pero también en lectura. Y este resultado esindependiente de los aspectos políticos, sociales, económicos o de paridad que hubiera en cada país. Ni siquiera en los países donde la educación tiene un sesgo favorecedor hacia el género masculino difieren los resultados. Los investigadores se centraron en una edad en torno a los 15 años.

Minoría de trabajadoras en la industria tecnológica

Aunque cada vez existen más mujeres que trabajan en la industria tecnológica y su presencia va despuntando en los puestos directivos de grandes empresas del sector, lo cierto es que el género femenino está aquí en minoría respecto a los hombres. Sin embargo, los resultados del estudio llevado a cabo por la Universidad de Missouri indican que precisamente en las habilidades que más se asocian con la tecnología las niñas están por encima de los niños.

Maria Klawe, presidenta del prestigioso Harvey Mudd College, especializado en ciencia, ingeniería y matemáticas, apuntaba en declaraciones para Forbes que según las investigaciones llevadas a cabo por su institución, las mujeres no quieren trabajar en el sector tecnológico porque no lo ven interesante, porque creen que trabajarán en un ambiente en el que no se sentirán cómodas y, por último, porque no creen que vayan a ser buenas en ello.

No hacía falta este estudio para afirmar que las mujeres son buenas en puestos tecnológicos, pero sus conclusiones indican algo más: en disciplinas íntimamente ligadas al sector, como las matemáticas y la ciencia, son mejores. Sin embargo, estos serían los motivos por los que hay menos mujeres que hombres en carreras relacionadas con la tecnología, lo que en definitiva marca el panorama del mercado laboral en cuanto al género se refiere.

En colaboración con Think Big.

Autor: Pablo G. Bejerano es periodista especializado en nuevas tecnologías.

Imagen: REUTERS/Luke MacGregor