La Cuarta Revolución Industrial es diferente a todo lo que el género humano ha experimentado anteriormente. Nuevas tecnologías están provocando la fusión de los mundos físico, digital y biológico de maneras que crean tanto inmensas promesas como potenciales peligros. La velocidad, amplitud y profundidad de esta revolución nos están obligando a repensar como los países se desarrollan, como las organizaciones generan valor e incluso lo que significa ser humanos.

La Cuarta Revolución Industrial, Klaus Schwab

Robots acuáticos, tecnología disruptiva y otras historias sobre la Cuarta Revolución Industrial de los últimos siete días.

En la era de las máquinas prosperará solo un tipo de organización: la humana. "Debido a que los trabajos altamente cualificados dependen cada vez más de máquinas, los humanos deben desarrollar sus capacidades y cualidades humanas más profundas". Dice Dov Seidman.

Las startups más disruptivas de América Latina. Estas son algunas de las startups más innovadoras en materia de salud, agua, saneamiento e higiene.

12 robots que podrían ser decisivos para los océanos. Las siguientes 12 tecnologías oceánicas emergentes están cambiando la manera en que recolectamos alimentos, energía, minerales y datos de nuestros mares.

¿Cuán alarmante es la tecnología disruptiva? Existen pocos motivos para preocuparse de que la nueva tecnología vaya a generar un desempleo a gran escala.

La primera canción pop escrita por inteligencia artificial. Con influencias de los Beatles, un toque retro, quizá algo de influencias de los años 20 y, por qué no, un poco de Broadway.

Las "máquinas más pequeñas del mundo", Premio Nobel de Química 2016. Tres científicos acaban de demostrar que las máquinas pueden ser hasta 1.000 veces más pequeñas que el cabello humano.

La revolución de la inteligencia artificial se aproxima rápidamente. Pero sin una revolución de la confianza, será un fracaso. Antes de que nos podamos beneficiar de cualquiera de las últimas innovaciones y tecnologías, necesitamos una revolución en la confianza.

Las consecuencias económicas y sociales de la robotización. Harm Bandholz explora las posibles consecuencias económicas y sociales de la robotización.

Image: Banco Mundial