Hay un asunto que genera más tensiones entre amigos que el doble check del WhatsApp. Son las vicisitudes del edge rank de Facebook. Esas discusiones en las que uno asegura no conocer cierta información y el otro responde que lo comunicó varias veces en Facebook y que parece increíble que el primero no lo haya visto dado que se pasa el día en esa red social. El origen de esas trifulcas es el edge rank,ese algoritmo que decide a quién muestra Facebook tus publicaciones y a quién no.

Es decir: tu publicación no se muestra en la sección de noticias de tus trescientos amigos, ni siquiera en la de aquellos que están conectados en ese momento. A la hora de difundir tu mensaje, Facebook se basa la combinación de varios factores que, además, van variando con el tiempo.

Un ‘dios’ llamado edge rank

Daniel Devai, Social Media & Digital Analytics Director en Epsilon, desveló en su workshop «Smart Data: estrategia de audimetría en redes sociales» en el marco del Festival Inspirational los cinco factores que tiene en cuenta en la actualidad el edge rank.

INTERÉS de los usuarios en ese autor. Es decir: las personas que siguen una página o que estén hablando de ella tendrán más posibilidades de que aparezca en su timelineuna actualización de esa página.

CONTENIDO.Nivel de interacción conseguida por ese contenido gracias a su originalidad. Es decir: si los primeros que lo ven interactúan con él (por ejemplo, comentan o dan a «Me gusta»), Facebook se lo mostrará a más personas.

CREADOR. Qué tal han funcionado los contenidos anteriores publicados por ese autor.

TIPO DE CONTENIDO. El algoritmo, ahora mismo, favorece los vídeos, ya que quiere competir con YouTube, y penaliza los enlaces externos (no quiere que salgas de Facebook). En concreto, según Devai, una publicación con vídeo aumenta el 233% su alcance orgánico promedio.

ACTUALIDAD. La fecha de publicación del contenido también es importante. Si una persona no se conecta a Facebook hasta un día después de su publicación, pero es un seguidor fiel de esa página, Facebook se lo mostrará (no hace falta que esté conectada en ese mismo momento). Sin embargo, si pasa demasiado tiempo, se perderá esa publicación a favor de otras más recientes.

¿Cómo conseguir ‘colar’ contenido de marca?

El todopoderoso edge rank penaliza todo aquello que le huela a publicidad (si no le han pagado por ella), a saber:

- Contenido publicado por la página de una marca que no haya sido promocionado (es decir, en cuyo posicionamiento no se haya invertido dinero)

- Publicaciones de individuos que citen a una marca (si aparece el nombre de esta marca en azul, es decir, ‘clickable’)

- Imágenes que contengan un porcentaje alto de texto (si ponemos texto en Facebook, Facebook quiere ser capaz de leerlo; el texto dentro de imágenes escapa de su control)

A todas estas barreras que pone Facebook a las marcas se añade otra: que el usuario es cada vez más reacio a aceptar contenido de marcas. Según comentó Daniel Devai en su charla, los últimos estudios estiman un descenso del 20% en menciones a marcas en redes sociales. Atrás quedó una época en el que la gente no valoraba mucho sus perfiles sociales bajo la premisa de que, al no ser personajes populares, lo que pusieran no interesaría a nadie. Entonces, predominaban por parte de las marcas los mensajes del tipo «para entrar en el concurso, solo tienes que dar ‘Me gusta’ a la página y compartirlo en tu perfil», una fórmula que, según Devai, ahora da muy mala imagen y solo es utilizada por marcas de sectores muy concretos que apuestan por las promociones (por ejemplo, supermercados).

Ahora, las personas son muy conscientes del poder que tienen sus perfiles para las marcas, que toman sus decisiones en base a la información que reciben sobre los hábitos de los usuarios en las redes sociales. Los usuarios no quieren ‘manchar’ su perfil con cualquier cosa. Debido a esta revalorización de los propios perfiles sociales y de la imagen personal que da uno en el mundo digital, ya no es tan fácil que un usuario se convierta espontáneamente en prescriptor de una marca, bien sea citándola o compartiendo su contenido. La paradoja es que las publicaciones que provienen de esos usuarios que ya no quieren casi nada con las marcas son las mejor posicionadas.

En otro de los workshops del Festival Inspirational, Fernando Gracia, director de Vertical / Facebook, habló de cómo las marcas tienen que volver al trato personalizado que una vez ofrecieron, antes de la llegada de la comunicación de masas, porque eso es lo que demandan los consumidores y lo que se deriva del uso creciente de dispositivos personales como los móviles, que tienen la atención constante del usuario.

Algunas recomendaciones para las marcas:

- Utilizar contenido visual («los jóvenes necesitan menos de un segundo para identificar una imagen», puntualizó Gracia).

- Trabajar la creatividad. El experto insistió en que este punto seguía siendo clave para conseguir más eficacia en las publicaciones. En una red bien gestionada, explicó, «las fotografías de las marcas se confunden con las de las personas».

- Hacer buenos vídeos: Daniel Devai recomienda que duren menos de un minuto y que estén pensados para que sean comprensibles también sin sonido (ya que el 85% se ven silenciados). Triunfan, por ejemplo, los tutoriales y consejos o el contenido emocional y cercano a la audiencia.

- Usar los nuevos formatos, como los vídeos 360º o Facebook LIVE.Destinar un presupuestoa promocionar las publicaciones, debido a esas restricciones al alcance orgánico que comentábamos antes

- Realizar acciones de cocreación en las que el contenido no provenga exclusivamente de la marca para animar a que los usuarios se conviertan en sus prescriptores o incluso sean ellos los que creen contenido para la marca. Acuerdos con influencers y su capacidad de amplificación en esta búsqueda del alcance orgánico perdido

- Ofrecer entretenimiento y experiencias, especialmente a un público millenial que tiene más propensión a ser influenciado pero ya no confía en la publicidad tradicional

Dentro de un tiempo, los consejos serán seguramente otros. Bien porque aparezcan opciones nuevas, bien porque el omnipresente edge rank cambie de gustos. Gracia habló de un futuro próximo en el que las marcas podrán colarse en la mensajería instantánea de Facebook. Por ejemplo, será posible taggear a una marca, incluir un pase de diapositivas que muestre distintos productos, geolocalizarla o incluso probarse una prenda de ropa.

Ante este futuro cambiante y este presente en continua evolución, la decisión más acertada por parte de las marcas parece la de estar informado para adaptarse a cada nueva tendencia en este sentido.

Y la de los usuarios, no tomarse tan a pecho los «me gusta» de sus amigos ni sus checks azules. Quizá no se enteren de tu evento, pero ganarás en paz interior.