El mundo se enfrenta a un serio desperdicio de talento por no abordar con mayor rapidez el tema de la desigualdad de género, lo que podría poner en riesgo el crecimiento económico y privar a las economías de la oportunidad de desarrollo, de acuerdo con el Informe mundial sobre la brecha de género 2016 del Foro Económico Mundial, que se publicó hoy.

El informe es una evaluación comparativa anual que mide el progreso hacia la igualdad entre hombres y mujeres en cuatro áreas: logros educativos, salud y supervivencia, oportunidades económicas y empoderamiento político. En esta última edición, el informe señala que el progreso hacia la igualdad en el pilar económico se ha frenado drásticamente, y la brecha se mantiene en el 59 %, el mayor índice desde 2008.

Detrás de esta disminución hay un número de factores. Uno es el salario, ya que hay mujeres en todo el mundo que, en promedio, ganan un poco más de la mitad de lo que ganan los hombres, aunque, en promedio, trabajen más horas, si tenemos en cuenta el trabajo remunerado y no remunerado. Otro desafío constante es la estancada participación laboral, con un promedio mundial para las mujeres del 54 %, comparado con el 81 % de los hombres. El número de mujeres en cargos directivos también se mantiene bastante bajo, con solo cuatro países en el mundo con igual número de hombres y mujeres que ocupan cargos de legisladores, altos funcionarios y gerentes, a pesar de que en la actualidad, 95 países tienen la misma cantidad, si no más, de mujeres universitarias.

El progreso alcanzó su pico en 2013

En 2015, las proyecciones basadas en los datos del informe sobre la brecha de género mundial sugerían que la brecha económica podría cerrarse dentro de 118 años, o en 2133. Sin embargo, desde entonces el progreso ha retrocedido, luego de haber alcanzado su pico en 2013.

Dejando de lado la economía, la brecha de género en la educación se ha cerrado un 1 % el año pasado hasta superar el 95 %, convirtiéndose en una de las dos áreas donde se ha alcanzado el mayor progreso hasta el momento. Salud y supervivencia, el otro pilar que ha cerrado la brecha en un 96 %, ha decaído mínimamente. Dos tercios de los 144 países medidos en el informe de este año pueden afirmar que han cerrado completamente la brecha de género en la proporción de los nacimientos por sexo, mientras que más de un tercio han cerrado la brecha de la esperanza de vida saludable.

El pilar donde la brecha de género cobra mayor relevancia, el empoderamiento político, es además el que ha visto el mayor progreso desde que el Foro Económico Mundial comenzó a medir la brecha de género en 2006. En la actualidad, representa el 23 %; 1 % más que en 2015 y con un incremento de casi el 10 % desde 2006. Sin embargo, las mejoras comienzan desde una base baja: solo dos países han alcanzado la igualdad en el Parlamento y solo cuatro han alcanzado igualdad en los roles ministeriales, de acuerdo con los últimos datos mundiales comparables.

El bajo índice de progreso hacia la igualdad de género, especialmente en el ámbito económico, plantea un riesgo particular ya que muchos de los trabajos que emplean mayoría de mujeres tienen mayores posibilidades de verse afectados negativamente por la era venidera de la incorporación tecnológica conocida como la Cuarta Revolución Industrial. Este "vaciamiento" del sustento femenino priva a las economías de las habilidades de las mujeres y aumenta la necesidad de que un mayor número de mujeres ingresen en los ámbitos de alto crecimiento, como aquellos que demandan habilidades CTIM.

¿Cuáles son los países con mayor igualdad de género?

Con solo un tercio de las mujeres en promedio con acceso a la salud, la educación, la participación económica y la representación política que tienen los hombres, algunas naciones están comenzando a desafiar la hegemonía tradicional de las naciones nórdicas como las sociedades con mayor igualdad de género del mundo. Mientras que las cuatro naciones principales son Islandia (1), Finlandia (2), Noruega (3) y Suecia (4) con Finlandia que supera a Noruega, la siguiente nación es Ruanda, que se adelanta al puesto 5 por delante de Irlanda. Después de Irlanda, Filipinas permanece igual en el puesto 7, apenas por delante de Eslovenia (8) y Nueva Zelanda (9), que en ambos casos, avanzaron un lugar. La posición 10 es tomada por Nicaragua, que desplaza a Suiza de los 10 primeros puestos.

Además, los Estados Unidos (45) pierde 17 posiciones desde el año pasado, principalmente debido a una medición más transparente de los ingresos estimados. Otras economías importantes en la lista de los 20 principales incluye a Alemania (13), Francia (17) y el Reino Unido (20). En el grupo BRICS, la nación en el puesto más alto sigue siendo Sudáfrica (15), que avanzó cuatro puestos desde el año pasado con mejoras en todos los pilares. La Federación Rusa (75) es la próxima, seguida por Brasil (79). India (87) gana 21 puestos y supera a China (99) con mejoras en la participación y las oportunidades económicas y los logros educativos.

Resultados regionales

Los países de Europa occidental, que incluyen a Francia, Alemania y el Reino Unido, tres países con las economías más importantes, ocupan 11 de las 20 posiciones principales del índice. Si bien algunos países tienen mucho que mejorar (Italia cae 8 lugares al puesto 50 y Grecia cae 5 lugares al puesto 92), aquí se ha cerrado el 75 % de la brecha de género, más que en cualquier otra región. Con el promedio actual, se podría esperar el cierre de la brecha de géneros en términos económicos dentro de los próximos 47 años.

Después de Europa y América del Norte, la región con la menor brecha de géneros es América Latina y el Caribe. Con el 70 % de la brecha cerrada, hay seis países que han cerrado por completo la brecha de género y de educación, más que cualquier otra región. Se espera que con el ritmo actual de mejoras también cierre la brecha de género en términos económicos dentro de seis décadas. Con Nicaragua únicamente dentro de la lista de los 20 países principales, sin embargo, el rendimiento de las economías principales, como Argentina (33), México (66), Chile (70) y Brasil (79), es variado.

La región con la cuarta brecha de género más pequeña es Europa Oriental y Asia Central, con cuatro países, Eslovenia (8), Letonia (18), Estonia (22) y Lituania (25) en la lista de los 25 principales. Eslovenia es uno de los 10 países con mayor ascenso en el mundo desde 2006. Al igual que América Latina y el Caribe, la región ha cerrado el 70 % del total de su brecha de género; sin embargo, al ritmo actual, no se prevé que pueda cerrar la brecha de género en términos económicos dentro de los próximos 93 años.

Asia Oriental y el Pacífico siguen a continuación, con el 68 % de la brecha de género cerrada. Esta es una región con un contraste bien marcado, con una gran diferencia con las sociedades con la mayor igualdad de género como Filipinas y Nueva Zelanda y los pesos pesados de la economía como China (88), Japón (111) y Corea (116). El lento ritmo de cambio en estas grandes naciones explica, en parte, porque las proyecciones actuales sugieren que la región no cerrará la brecha de género en términos económicos en los próximos 111 años.

Cuatro naciones de África subsahariana, Ruanda (5), Burundi (12), Namibia (14) y Sudáfrica (15), se encuentran dentro de la lista de los 20 países principales, más que cualquier otra región, a excepción de Europa Occidental. La región ha cerrado casi el 68 % de su brecha de género; sin embargo, los datos sugieren que solo le llevará 60 años alcanzar la igualdad económica, mucho menos que otras regiones más desarrolladas del mundo. Pero, la elevada participación de las mujeres en la fuerza de trabajo tiende a darse en los puestos de menor cualificación en la región, un factor que deberá abordarse para garantizar que la igualdad económica lleve al crecimiento y a la inclusión.

Asia del Sur, con el 67 % de la brecha total cerrada, alberga dos de los 10 principales países con mayor crecimiento del mundo desde 2006: Nepal (110) e India (87). Sin embargo, el progreso para cerrar la brecha económica ha sido insignificante y podría tardar 1000 años en cerrarse por completo a menos que se aumenten los esfuerzos.

La región con las posiciones más bajas, que ha cerrado el 60 % de la brecha total, es Medio Oriente y África del Norte. Solo con Israel (49) en la lista de los 50 países principales, los siguientes puestos los tienen Catar (119), Argelia (120), y los Emiratos Árabes Unidos (124). Al igual que Asia del Sur, el progreso para abordar la desigualdad económica ha sido muy lento y no se cerrará dentro de los próximos 356 años al ritmo actual. Sin embargo, alberga algunas de las naciones con mayor progreso desde 2006 en la participación económica, que incluye a Arabia Saudita, Baréin y Yemén.

"Estos pronósticos no representan resultados anticipados. En vez de eso, reflejan el estado actual del progreso y sirven como un pedido de acción a los responsables políticos y otros participantes para que redoblen los esfuerzos para acelerar la igualdad de género," dijo Saadia Zahidi, Jefe de empleos e iniciativas de género, y miembro del Comité Ejecutivo en el Foro Económico Mundial.

Metodología

El Índice de la brecha de género mundial clasifica 144 países según la brecha entre hombres y mujeres de acuerdo con indicadores de salud, educación, económicos y políticos. Apunta a entender si los países distribuyen sus recursos y oportunidades de manera equitativa entre hombres y mujeres, independientemente de sus niveles de ingresos totales. El informe mide el tamaño de la desigualdad de género en cuatro áreas:

• Participación y oportunidades económicas: salarios, participación y liderazgo

• Educación: acceso a niveles de educación básicos y avanzados

• Empoderamiento político: representación en las estructuras de decisión

• Salud y supervivencia: expectativa de vida y razón por sexo

La clasificación del índice puede interpretarse como el porcentaje de la brecha que se ha cerrado entre hombres y mujeres, y les permite a los países comparar su rendimiento actual con respecto al pasado. Además, las clasificaciones permiten realizar comparaciones entre países. Un total de 13 de las 14 variables utilizadas para crear el índice provienen de indicadores de datos confiables a disposición del público como la Organización Internacional del Trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización Mundial para la Salud, y una proviene de una encuesta de percepción realizada por el Foro Económico Mundial.

En el informe de este año, un cambio metodológico clave se relaciona con el límite de los ingresos estimados (que aumentó de $40.000 a $75.000) para alinearse con la nueva metodología del PNUD, lo que refleja el cambio en los niveles de ingreso desde el comienzo del informe en 2006.

Iniciativa del sistema para diseñar el futuro de la educación, el género y el trabajo

Además de realizar comparaciones en las brechas de género mediante el informe sobre la brecha de género y otros estudios de actualidad, la iniciativa del sistema para diseñar el futuro de la educación, el género y el trabajo del Foro Económico Mundial apunta a garantizar que se desarrolle, se nutra y se utilice el talento para un máximo beneficio de la economía y la sociedad por medio de la movilización de empresas, gobiernos y líderes de sociedades civiles que repiensen la educación, reduzcan el déficit de cualificaciones, aceleren la igualdad de género y estimulen el empleo.

Las opiniones que se expresan en este artículo son solo del autor y no del Foro Económico Mundial