Dentro del amplio rango de conceptos y actividades de sostenibilidad, el reciclaje es sin duda el más comprendido y accesible: personas solas o grupos, grandes y jóvenes, comunidades e instituciones pueden participar.

Cuando compramos una barra de dulce, conservamos el envoltorio después de la corta vida del producto. Hacer algo con esa posesión de marca, en lugar de sumarla a los desechos, se siente bien. El reciclado es inspirador para los consumidores y, en el caso de materiales tradicionalmente reciclables como vidrio, papel, plástico rígido y ciertos metales, es económicamente viable. El reciclado no solo evita que los materiales potencialmente valiosos terminen e basureros e incineradoras, también compensa la demanda de materiales vírgenes, lo que ayuda a mantener el carbono en el suelo. El reciclado nivela el consumo humano con las actividades de la naturaleza.

Pero a medida que los caudales de desecho generados por los humanos continúan evolucionando en diversidad y volumen, la comunidad mundial enfrenta el creciente desafío de desarrollar un reciclado viable y soluciones de gestión de desechos a un ritmo comparable.

Por ejemplo, la basura electrónica es actualmente el caudal de desechos sólidos con mayor rapidez de crecimiento, aumentando dos a tres veces más rápido que otros caudales de desecho. En términos generales, las actividades industriales actualmente generan casi 7,6 mil millones de toneladas de desperdicios sólidos cada año en los Estados Unidos, lo que representa el 3000 % del desecho municipal total generado por los estadounidenses anualmente. A medida que el mundo ingresa en la Cuarta Revolución Industrial, las consecuencias ecológicas de no priorizar la gestión sostenible de recursos son graves.

La economía, no la ciencia avanzada, es la que determina la reciclabilidad: un material se recicla solo si una persona puede hacer dinero al recolectarlo, clasificarlo y reciclarlo. Los costos ambientales y en materia de salud relacionados con la basura no se incluyen actualmente en las ecuaciones. Estos costos se consideran factores externos: la sociedad en conjunto, en lugar del fabricante, mayorista o consumidor, absorbe dichos costos a largo plazo.

Debido a que los costos del no reciclado se excluyen de la ecuación de valor, los métodos de desecho lineal, como vertederos e incineración, son las principales opciones de gestión de desechos para la mayoría de los caudales de residuos posconsumo. Estas soluciones lineales han logrado atormentarnos: las islas de plástico en el Pacífico han comenzado a desintegrarse, los peces se alimentan de micropartículas y los humanos comen ese pescado. Solo al igualar a la naturaleza e implementar la economía circular los humanos pueden detener y, con el tiempo, revertir este círculo vicioso.

Es poco probable que los fabricantes, minoristas y consumidores acepten la responsabilidad de forma voluntaria de la vida útil final de sus desechos a menos que estén obligados a encargarse del costo de las soluciones para los productos y el empaquetado que producen, venden o consumen. Con diferentes niveles de éxito, los gobiernos del mundo están implementando programas de responsabilidad del productor; la mayoría de estos, incluido el conocido programa Green Dot en Alemania, financian la recolección del empaquetado, donde la mayor parte del desecho se incinera (no mucho mejor que los vertederos desde una perspectiva ambiental). El reciclado es la opción más costosa, pero como la gran ecocapitalista Anita Roddick, fundadora de The Body Shop, publicó en un lateral de los camiones de su empresa: “Si cree que la educación es costosa, pruebe con la ignorancia”.

Con limitaciones evidentes acerca de lo que los gobiernos pueden hacer o harán razonablemente, el ímpetu recae en el sector privado. ¿Cómo podemos encontrar formas de brindar incentivos para cubrir los costos de la recolección y el reciclado?

Durante la última década, mi empresa TerraCycle ha desarrollado tecnologías para aplicar a caudales de desechos de posconsumo difíciles de reciclar que por lo general culminan en la basura. Algunos ejemplos son las colillas de cigarrillos, lapiceras, filtros de agua, cepillos de dientes usados y tubos para cepillos de dientes, residuos de envases, contenedores adhesivos industriales e incluso pañales sucios, que se han procesado en materiales que se utilizan para fabricar nuevos productos.

Nuestro equipo de investigación y desarrollo es extremadamente innovador, pero nuestra verdadera innovación es encontrar motivos para que las marcas y los fabricantes puedan justificar el pago del reciclado cuando no deben hacerlo. Hemos descubierto que el reciclado se ha vuelto una prioridad suficiente para los consumidores, que patrocinan marcas que permiten la reciclabilidad de sus productos y envases. Hemos creado modelos empresariales que permiten que las marcas vean que el gasto gradual al reciclar producirá un retorno sobre la inversión progresivo. Como resultado, muchos caudales de desecho que anteriormente no eran reciclables ahora se reciclan.

Para lograr un alcance y generar eficiencias, recientemente nos hemos asociado con SUEZ, una de las empresas de gestión de desechos más grande del mundo. A través del acuerdo, SUEZ puede llevar los programas destinados a los clientes de TerraCycle a sus clientes en Francia, el Reino Unido, Bélgica, Finlandia, los Países Bajos y Suecia; además, obtenemos acceso a tal vez la fuerza de ventas más grande del mundo dedicada a la economía circular.

La reciclabilidad se encuentra entre los principales motores de compras para una variedad de productos de consumo, y consumidores de todo el mundo hoy han demostrado buena voluntad para pagar un sobreprecio por servicios y productos sustentables. Hemos demostrado que el reciclado patrocinado puede ser un camino para migrar a los productos posconsumo y el empaquetado de una empresa de la economía lineal a la economía circular.

Aunque estoy orgulloso de nuestros logros, sigue habiendo una gran disparidad de valores y acción, o “brecha ecológica”, donde los cambios en las actitudes de los consumidores aún no se traducen en cambios en la acción. Las tasas de reciclado se han estancado en la última década en relación con el volumen de desecho producido a nivel mundial, y mientras varios países del mundo en desarrollo trabajan sin un sistema de reciclado formal, Estados Unidos aun solo recicla cerca del 34 % de su basura.

Reciclar casi todo lo que se usa ya es posible. El poder de compra de los consumidores, con los compromisos sociales y políticos correctos, puede impulsar la demanda para obtener soluciones de reciclado integrales en múltiples niveles. La escala del problema mundial de los desechos exige que todos en el ciclo de consumo trabajen en conjunto hacia soluciones circulares y regenerativas que reduzcan la brecha a basura cero.