Según el Informe Global de Facilitación del Comercio 2016 publicado conjuntamente por el Foro Económico Mundial y la Alianza Mundial para la Facilitación del Comercio, una mayor integración en la economía mundial de las economías que forman la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) ha convertido a esta región en un mercado más accesible para el comercio de bienes que la Unión Europea o Estados Unidos.

El informe incluye el Índice de Facilitación del Comercio, que evalúa el rendimiento de 136 economías en términos de acceso a mercados nacionales y extranjeros, administración de fronteras, transporte e infraestructura digital, servicios de transporte y entorno operativo. Este informe, que se publica cada dos años, constituye una buena referencia para aquellos líderes que buscan fomentar el crecimiento y el desarrollo mediante el comercio.

Los avances de ASEAN como potencia económica llegan en un momento en el que Estados Unidos y la Unión Europea se vuelven menos abiertos, según el informe. Sin embargo, los avances de ASEAN en otras áreas analizadas por el índice son menos pronunciados. Como resultado, las mejores economías en cuanto a facilitación del comercio tienden a encontrarse en el norte y el oeste de Europa, con la notable excepción de Singapur y Hong Kong SAR, en primer y tercer lugar respectivamente.

«El libre comercio sigue siendo el motor más poderoso del progreso económico y social a nivel global. El reto para los líderes de hoy es enfrentarse al proteccionismo, pero también tienen la obligación de hacer del comercio un factor que propicie un crecimiento más incluyente», afirma Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Una de las conclusiones clave del informe es el éxito limitado con el que los gobiernos están abordando la eficiencia en la administración de sus fronteras, una oportunidad fácilmente asequible que es capaz de generar ganancias desproporcionadas para empresas tanto pequeñas como grandes en comparación con el capital financiero y político necesario para implementarla. Esta falta de impulso podría convertirse en un motivo de preocupación de cara al Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la Organización Mundial del Comercio de 2014, que entrará en vigor en 2017.

Asimismo, el informe pone de manifiesto que, pese a la percepción popular, grandes franjas de población mundial siguen sin poder participar en el comercio internacional o en las cadenas de valor mundiales. Concretamente, los mercados emergentes más grandes salen muy mal parados en el Índice de Facilitación del Comercio, siendo China la única nación entre las diez más pobladas que figura en la primera mitad de la tabla. Otras seis, que suman un total de 2.400 millones de habitantes, están por debajo del puesto 100: India (102), Brasil (110), Rusia (111), Pakistán (122), Bangladesh (123) y Nigeria (127).

«En muchas economías emergentes y en vías de desarrollo, negocios y emprendedores ven limitadas sus posibilidades en el mercado global debido a unos trámites aduaneros costosos y poco eficientes. Los gobiernos deben considerar como prioridad estratégica las reformas encaminadas a facilitar el comercio, para que este beneficie a todo el mundo», declara Philippe Isler, Director de la Alianza Mundial para la Facilitación del Comercio.

Europa y Norteamérica siguen siendo las regiones mejor posicionadas en lo que respecta a la facilitación del comercio, pese a que ambas han experimentado una desaceleración en materia de integración desde 2014. La mayoría de las mejoras en Europa se dan entre los miembros más recientes (Lituania sube ocho puestos, hasta el 29), los países de la Asociación Europea de Libre Comercio y los Balcanes (Serbia sube 18 puestos, hasta el 64). Entre las economías más avanzadas, Suiza y Estados Unidos son los países con peor acceso a mercados nacionales y extranjeros, respectivamente.

Además de Singapur y Hong Kong SAR, los otros países mejor posicionados de Asia Oriental y el Pacífico son Japón (en el puesto 16, sube cinco) y Nueva Zelanda (en el 18, baja cuatro). Todos los países de la zona mejoran su puntuación, incluido China (61, sube dos). Entre las economías avanzadas de la región, la República de Corea escala siete puestos (hasta el 27). La región del Mekong da muestras de un especial dinamismo, ya que los cuatro países que la componen han mejorado su posición: Tailandia (puesto 63, sube nueve), Vietnam (puesto 73, sube 14), República Democrática Popular Lao (puesto 93, sube siete) y Camboya (puesto 98, sube cuatro).

La región de Oriente Medio y norte de África incluye a algunos de los países mejor posicionados, como Emiratos Árabes Unidos (estable en 23.ª posición) e Israel (que sube 12 puestos, hasta el 30), pero refleja grandes desigualdades. Como en otras zonas del mundo, las economías en las que abundan las materias primas están sistemáticamente por debajo de otros países.

Pese a retroceder tres puestos, Chile (21) se erige en claro ganador en Latinoamérica y Caribe, ocupando el primer puesto de la región en cinco de los pilares del Índice. México (sube 11 puestos, hasta el 51) y Argentina (que sube nueve, hasta el 94) son los países que más han mejorado. Tanto Brasil (110) como Bolivia (112) bajan 13, mientras que Venezuela es el país peor posicionado de la región. Latinoamérica está por encima de la media global en lo que respecta al acceso a mercados nacionales y extranjeros, pero sigue estancada por causa de una administración de fronteras ineficiente y una baja calidad de las infraestructuras y los servicios de transporte.

Eurasia es la región que menos ha mejorado su puntuación en el índice global, con un deterioro del rendimiento tanto en términos de acceso a mercados como en servicios de transporte. Georgia sigue consolidando su liderazgo en la región, mejorando su puntuación y escalando cinco puestos hasta el 41, mientras que el resto de la región sigue cayendo. Rusia cae cinco puestos hasta el 111.

África Subsahariana es la región que más ha mejorado su rendimiento este año como resultado de importantes avances en términos de acceso a mercados (especialmente extranjeros). El rendimiento de Mauricio se ha estancado, lo que ha provocado que el país caiga nueve puestos hasta el 39 (eso sí, se mantiene a la cabeza de la región). Liberia, debido a su reciente ingreso en la Organización Mundial del Comercio, es el mejor país de la región y escala once puestos hasta el 120.

Todas las economías del sur de Asia han mejorado su puntuación en el Índice de Facilitación del Comercio en los dos últimos años. India escala cuatro puestos hasta el 102, igual que Nepal (108). Bután salta 12 puestos hasta el 92 mientras que Sri Lanka (103), Pakistán (122) y Bangladesh (123) pierden posiciones. El sur de Asia sigue siendo la región más cerrada del mundo: de media, impone aranceles del 16,7 % a los productos importados (un aumento con respecto al 15,8 % de 2014).