Los freelancers y autónomos funcionan como empresarios independientes, pero esto no implica que todo el proceso de desarrollo de un negocio o un proyecto concreto deba hacerse en solitario. Reunirse entre ellos en un ambiente de co-working puede beneficiar tanto a los propios profesionales como a sus productos o servicios. Este modelo de trabajo ofrece la oportunidad de observar y aprender de colegas que valoran su autonomía y con los que a menudo se comparten otros valores, dando lugar a un espacio donde convergen numerosas personas con talento. Considera cómo estas ventajas podrían influir en tu trabajo.

1. Trabajar en red y colaborar

El co-working te permite trabajar en conexión con una amplia gama de mentes brillantes, e incluso crear vínculos personales en el proceso. La proximidad te da la oportunidad de "recoger ideas" de profesionales de tu sector y de otros relacionados. Los empresarios independientes pueden trabajar con diseñadores gráficos, de sitios web, programadores y otros autónomos cuyos conocimientos les ayuden a formar nuevas perspectivas.

2. Usar herramientas sobre la marcha

Muchos teléfonos y aplicaciones web, programas de software y otras herramientas fueron diseñados para ser especialmente beneficioso fuera de la oficina. Meebo puede manejar sus necesidades de chat, Line2 es una alternativa útil para un sistema telefónico de línea terrestre y DropBox asegura que siempre tendrás los archivos que necesitas a tu alcance.

3. Traspasar tu zona de confort

Trabajar en el escritorio de alguien con un conjunto de habilidades completamente diferentes puede ayudarte a descubrir una nueva fuente de ideas y también es posible que tu cerebro comience a trabajar de modo diferente. Asumir el riesgo de invitar a otros a trabajar junto a ti da un nuevo impulso al proceso de creación y eso se refleja en el producto terminado. Cuando sales de tu zona de confort, te estás dando la oportunidad de idear nuevas soluciones a los problemas existentes.

4. Trabajar a tu propio ritmo

El coworking te permite crear un espacio con los clientes lo suficientemente amplio para redirigir la energía a tus propios proyectos y moverte a su propio ritmo. Deja de dedicar horas a las mismas distracciones que normalmente afectan a tu día a día. ¿Por qué no trabajar en un nuevo entorno, rodeado de gente nueva y nuevos estímulos? El coworking puede ser un respiro respecto a las preocupaciones laborales cotidianas sobre plazos o atención de clientes.

5. Hacer pleno uso de tu espacio de coworking

Este es un momento ideal para ser un freelancer o emprendedor. Los espacios de coworking te permiten hacer despegar tu negocio sin oficina física: puedes utilizar su dirección para recibir paquetes y correo, alquilar pequeñas suites para reunirte con los clientes o encontrar una habitación tranquila para llamar a los clientes sin interrupciones.

6. Evitar la soledad

Trabajar en casa puede tener un efecto de aislamiento si pasas mucho tiempo volcado en tu proyecto. En cambio, trabajar junto a otros puede darte una sensación de camaradería, de compañía, que alivie las horas y el esfuerzo, incluso cuando compartes ese espacio junto a desconocidos.