Un análisis de una escuela de economía de Londres de casi 15 000 universidades en 78 países ha descubierto que duplicar el número de universidades en una región resulta en un aumento del 4,7% en el PIB per cápita en ese área, en un plazo de cinco años.

Entonces, ¿cuáles son los países que debemos observar? ¿Qué regiones están en mejor posición para explotar este vínculo entre la expansión de la educación superior y el crecimiento económico?

No es una pregunta fácil de responder. Pero trabajando con el Centro de Educación Superior Global en el Instituto de Educación de la UCL, Times Higher Education ha analizado una serie de indicadores académicos y económicos, como la cantidad de trabajos de investigación publicados, la participación en la educación superior y el PIB per cápita, e identificó a siete países que ocupan un lugar de privilegio para alcanzar el éxito.

TACTICS: las próximas potencias de la educación superior global Imagen: Times Higher Education

Desde el punto de vista de la educación superior, Tailandia, Argentina, Chile, Turquía, Irán, Colombia y Serbia tienen el potencial de superar a las naciones del BRICS, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, países identificados tradicionalmente como estrellas emergentes mundiales.

En estos países, el PIB es inferior a USD 15 000 por persona, pero al menos la mitad de la población joven está matriculada en la educación superior

En estos países, el PIB es inferior a USD 15 000 por persona, pero al menos la mitad de la población joven está matriculada en la educación superior. La participación creció un 5 % o más entre 2010 y 2014; sus resultados de investigaciones están creciendo en, al menos, 30 000 publicaciones al año; y tienen, como mínimo, una universidad en las clasificaciones de las universidades del mundo de Times Higher Education.El método completo de análisis está disponible aquí.

Fuente: Times Higher Education

Como explica John Gill, el editor de THE, a pesar de que estos países cuentan con las condiciones necesarias para el éxito, están lejos de ser homogéneos: cada país tiene "una combinación diferente de fortalezas y debilidades".

Este es el caso de Irán y Turquía, ambos países de gran riqueza intelectual, con una cantidad de matriculados en la educación superior muy alta y un crecimiento sostenido de la participación. "Sin embargo, cada uno enfrenta enormes desafíos políticos. En Irán se considera al sector público corrupto, según datos del Índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, y se considera que los nombramientos académicos están más relacionados con la ideología que con el mérito".

Esto es importante. Un análisis de los datos completos de TACTICS muestra, dicho de manera sencilla, que los niveles más altos de corrupción se relacionan de manera directa con la menor calidad en la investigación.

Turquía tiene sus propios problemas. Las purgas del gobierno después del intento de golpe de estado obligó a más de 1500 decanos a renunciar a sus cargos. Las universidades dependen del talento que pueden atraer, y el daño que esta purga ha tenido en la reputación de Turquía podría dañar gravemente su capacidad de atraer a los mejores investigadores.

De hecho, cada una de las naciones TACTICS tiene problemas que podrían, si no se abordan, poner en peligro el progreso que con tanta facilidad podrían alcanzar.

Sin embargo, si analizamos de cerca el desempeño de estos países desde una perspectiva de educación superior, como lo hacemos en este análisis, entonces su crecimiento realmente podría ser una característica definitoria de la próxima década.

En su producción de investigación, en la participación en la universidad y el desempeño en las clasificaciones mundiales, estos "países ignorados" ya están superando con frecuencia a los BRICS. Y cuando los países funcionan bien en estas áreas, casi siempre cosechan también recompensas económicas.