En momentos de grandes cambios tecnológicos, las personas, empresas e instituciones se pueden sentir superadas por estos cambios por la ignorancia sobre sus efectos.”

—Manuel Castells

Vivimos tiempos exponenciales. Los cambios y las nuevas tecnologías se suceden cada vez a mayor velocidad y cada cambio produce más aceleración. La Primera Revolución Industrial, la que asociamos a la máquina de vapor y el desarrollo del ferrocarril (1760-1840), y con epicentro en Inglaterra, tardó 120 años en llegar a todo el mundo; ahora los cambios son globales y inmediatos. Después de la Segunda Revolución Industrial (siglos XIX y principios del XX) fue posible por la llegada de la electricidad y la cadena de montaje. La tercera, comienza en la década de 1960 y la conocemos como la revolución informática posible para el desarrollo de los semiconductores, el desarrollo de ordenadores personales (70s-80s) y, finalmente, la llegada de Internet en la década de los 90s.

Para el profesor Klaus Schwab, director y fundador del Foro de Davos, entre otros, desde la aparición de las nuevas tecnologías digitales podemos hablar de una Cuarta Revolución Industrial más amplia, profunda y sistémica que las anteriores, como señala en su libro justamente con este título La cuarta revolución industrial (Debate, 2016).

El libro de Schwab revela algunas de las claves del mapa que se dibuja para los próximos años y resulta una lectura muy recomendable.

La velocidad del cambio es un elemento singular de esta nueva revolución. Cuando todavía hay gente viviendo fuera de la II y III Revolución Industrial - cerca del 17% de la población mundial no tiene acceso a la red eléctrica y cerca de 4.000 millones de personas (más de la mitad del planeta) no tienen Internet -, la velocidad con la que avanzan las nuevas plataformas digitales genera grandes retos. En 2007, hace 10 años, Apple lanzó al mercado el hoy casi omnipresente iPhone, el primer SmartPhone. Hoy en el mundo hay 2.000 millones de teléfonos inteligentes, que se han convertido en potente herramienta de productividad y, en muchos casos, en parte esencial para el propio trabajo.

En el núcleo de esta nueva revolución encontramos nuevos software –sofisticadísimos algoritmos– pero sobre todo redes de datos y sistemas que cada vez están más integradas y conectadas entre sí y con el usuario –hoy convertido también en producto–. Esto genera un ecosistema cada vez más complejo e interdependiente, donde las oportunidades para mejorar productos y servicios con los datos que genera la propia actividad de la red generan más y más posibilidades. Con la revolución digital estamos viendo que campos como la economía y las finanzas van de la mano con la psicología, y la biología hace maridaje con la estadística y la genética para desarrollar nuevos productos sanitarios hasta hace poco impensables incluso para los escritores de ciencia ficción.

Nuevos modelos de negocio

Las redes sociales son alimentadas por este nuevo usuario dispuesto a compartir sus datos –a menudo su intimidad– esperando que sean utilizados con rigor y solo con el objetivo de mejorar los servicios / productos que se le ofrecen. Surgen nuevos modelos de negocio, como la economía colaborativa. Pensemos, por ejemplo, en Uber, que permite al propietario de un vehículo poner a disposición de un tercero los asientos que no utiliza, que crean nuevas oportunidades, nuevos trabajos, nuevas fuentes de ingreso, y una mejor eficiencia: por una parte, el propietario del vehículo saca un rendimiento extra a su activo, por el otro, el usuario se beneficia de un mercado más competitivo y con mejor servicio y precio. Uber solo es una nube de datos, la plataforma que facilita el intercambio posibilitando el intercambio entre oferta y demanda. Lo mismo es aplicable a Airbnb, Alibaba, Amazon y otras empresas disruptivas que, en poco tiempo, están cambiando la fisonomía de la estructura económica y generando nuevas formas de hacer, trabajar, relacionarse, entretenerse o informarse.

Fuente: The Economist

Los retos que derivan de estos cambios, la mayoría de los cuales eclosionarán con todo su potencial en los próximos años, son enormes y afectan a la economía en su conjunto: gobierno, instituciones y sociedad civil. Se trata de un impacto transversal que requiere un cambio de mentalidad y del modelo de liderazgo. En muchos casos, este impacto ya es claro y positivo: en el mundo del trabajo, por ejemplo, y en el mundo corporativo, normalmente la parte más ágil y rápida de la economía, es la que de momento más y mejor ha sabido sacar partido de las nuevas posibilidades que ofrecen las nueva plataformas digitales.

Fuente: Vitamina K

Desde un punto de vista más amplio, el reto es integrar las nuevas tecnologías disruptivas de una manera inclusiva, en la que todo el mundo pueda tener acceso. El impacto social y en la dimensión de los valores no es baladí y supone un gran reto tanto para el sector público como para la sociedad civil. Muchos aspectos de la revolución digital están poniendo a prueba la propia capacidad de absorción y liderazgo de las estructura actuales. Por eso urge tomar consciencia de la magnitud e implicaciones del cambio para, como advierte Manuel Castells (ver cita en el frontispicio del artículo), superar así la parálisis y miedo que siempre provoca lo desconocido.

Principales tecnologías

Fuente: World Economic Forum