El último Índice de Democracia 2016 llevado a cabo por la unidad de inteligencia de la revista británica The Economist (EIU) muestra que el año pasado 72 países han experimentado una decadencia de los valores democráticos.

El Índice de la EIU mide el estado de la democracia mediante la calificación de los procesos electorales y el pluralismo, el estado de las libertades civiles, el funcionamiento del gobierno, la participación política y la cultura política en más de 160 países de todo el mundo. El ranking de la EIU muestra que la puntuación media de la democracia mundial en 2016 cayó a 5,52, estando en 5,55 en 2015 (en una escala de 0 a 10).

Noruega lidera a las democracias del mundo

Noruega lidera el Índice como la democracia más fuerte del mundo, seguida por Islandia y Suecia. Nueva Zelanda ocupa el cuarto lugar, con Dinamarca en quinto, y Canadá e Irlanda en sexto lugar. Suiza, Finlandia y Australia completan las diez primeras "democracias plenas".

Imagen: Economist Intelligence Unit

Menos de la mitad del mundo vive en democracia

El informe revela que menos de la mitad (49 %) de la población mundial vive en una democracia de algún tipo; y solo el 4,5 %, en una "democracia plena". Esto muestra un gran declive a partir de 2015, cuando estaba apenas por debajo del 9 %.

Imagen: Economist Intelligence Unit

Estados Unidos se ha convertido en una democracia con fallas

Esta dramática disminución se debe principalmente a que los Estados Unidos han sido degradados a una "democracia con fallas", en la clasificación de la EIU, como resultado de la poca confianza del público en el gobierno. El informe enfatiza que esto ya estaba claramente en evidencia antes de la elección que vio a Donald Trump convertirse en presidente. También estaban en evidencia tendencias similares en muchas otras economías desarrolladas.

Imagen: Economist Intelligence Unit

La participación política aumentó en Gran Bretaña cuando le sacó tarjeta roja a la UE

Mientras que el desencanto con las élites políticas ha traído aparejado un aumento del populismo, también ha provocado una renovada participación política. En el referéndum de la UE, el 72 % de la población británica votó, en comparación con un promedio del 63 % en las elecciones generales de la última década. Esto revirtió una tendencia hacia la creciente apatía política. El Reino Unido también experimentó un marcado aumento en la afiliación de los partidos políticos. Como resultado, la clasificación de la democracia en Gran Bretaña pasó de 8,31 (en una escala de diez) en 2015 a 8,36 este año, colocando al país en el decimosexto lugar entre las "democracias plenas".

Imagen: Economist Intelligence Unit

Europa del Este cuestiona los beneficios de la democracia

El antiguo bloque comunista de Europa del Este ha experimentado la regresión más significativa registrada desde que se lanzó el Índice de Democracia en 2006. Existe un desencanto generalizado con la democracia, con 18 países revirtiendo sus trayectorias democráticas, y los nueve restantes retrocediendo en diversos niveles.

Estonia está en primer lugar, en el puesto 29. Sin embargo, la EIU señala que no hay un solo país que alcance la clasificación de "democracia plena", aunque 11 de los países encuestados son miembros de la UE. La disminución más notable se vio en la calificación de los procesos electorales.

Imagen: Economist Intelligence Unit

La democracia se tambalea en todo el mundo

El África subsahariana supera a Europa del Este en lo que se refiere a la participación política, pero todavía está muy lejos de implementar una política democrática formal. La región ha avanzado muy poco y su calificación ha sido baja, lo que sugiere que aún queda mucho camino por recorrer para mejorar aspectos como el pluralismo, el funcionamiento del gobierno y las libertades civiles, entre otros. Mauricio encabeza la lista regional y es también el único país de la región que se considera una democracia plena.

Imagen: Economist Intelligence Unit

América Latina ha estado a la vanguardia en términos de lidiar con el populismo, habiendo visto una oleada de apoyo a los partidos populistas de izquierda durante la última década. El año pasado, la región apoyó a los candidatos de centroderecha, que apoyan la economía de mercado, quienes ganaron las elecciones. Sin embargo, Uruguay es el único país que figura en la lista de "democracias plenas", en el puesto 19.

Imagen: Economist Intelligence Unit

Después de haber logrado avances significativos en la última década, la calificación de Asia se estancó en 2016 (5,7), y sigue estando por detrás de América Latina (6,3), Europa (8,4) y Norteamérica (8,6). Japón tiene la clasificación más alta, en el número 20, lo que también pone a este país en primer lugar en la lista de democracias con fallas.

En los países árabes, la respuesta negativa a la Primavera Árabe sigue siendo muy notable. Incluso Túnez, el símbolo del levantamiento, ha caído 12 lugares en la clasificación mundial y se encuentra en el fondo de la lista de democracias con fallas.

¿Hay un resquicio de esperanza?

El informe de la EIU confirma que la calidad de la democracia ha retrocedido en el mundo, ya que cada vez más el electorado ha quedado desencantado. Sin embargo, parece que hay un resquicio de esperanza en la creciente participación política que esto ha traído aparejado en muchas partes del mundo.