Aunque es una idea que han barajado varios investigadores, el nivel socioeconómico de una persona no parece estar necesariamente ligado al índice de contaminación atmosférica al que estará sometido durante su vida, tal y como sugiere un estudio en el que han participado científicos del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), institución impulsada por la Obra Social ”la Caixa.

El equipo que ha llevado a cabo la investigación, integrado por expertos de 25 centros europeos, ha analizado datos de casi 5.700 personas de 16 ciudades de Europa occidental. Las 16 ciudades analizadas pertenecen a 8 países de Europa occidental.

Las 16 ciudades analizadas son Albacete, Amberes, Barcelona, Galdakao, Ginebra, Grenoble, Huelva, Ipswich, Lyon, Marsella, Norwich, Oviedo, París, Pavía, Turín y Verona. En 14 de ellas no se halló una asociación significativa entre la posición socioeconómica estimada por persona y la exposición a la contaminación atmosférica. Los resultados han sido publicados en Environment International.

Curiosamente, en Barcelona y Oviedo la asociación observada fue la inversa, es decir que los participantes que viven en zonas con tasa de desempleo más altas están menos expuestos a la contaminación.

Para determinar la posición socioeconómica de los participantes se tuvieron en cuenta el nivel educativo y la posición laboral a nivel individual y la tasa de desempleo de cada barrio analizado. Según la autora del estudio, Bénédicte Jacquemin, "aunque los datos del estudio no permitieron demostrarlo, se sugiere que son las características urbanísticas de cada ciudad las que determinarán el nivel de exposición de los individuos en función de su posición socioeconómica".