Pareciera que hemos llegado a un punto donde la innovación arquitectónica dentro de los rascacielos va sobre la altura, quien tenga la estructura más alta del mundo será el más respetado. Por fortuna, hoy vemos que no es así. El estudio neoyorquino oiio está presentando la que se perfila como la propuesta en rascacielos más alucinante en mucho tiempo, y aquí que nos perdone el rascacielos giratorio.

Ha sido bautizado como 'The Big Bend', y este rascacielos no busca ser el más alto y lujoso del mundo, sino el más largo y asequible del planeta. La propuesta es tan sencilla y atractiva visualmente que muchos estudios de diseño y arquitectónicos están aplaudiendo la propuesta.

Este proyecto está diseñado para ser implementado en Nueva York, donde los precios de los alquileres ser han ido a las nubes, literalmente, donde se necesitan nuevas edificaciones que dejen de lado el lujo y los precios elevadísimos e impagables, y se enfoquen en ofrecer un espacio de trabajo a aquellas compañías que van empezando. Incluso no se descarta la idea de dedicar algunas plantas para fines habitacionales.

Por lo anterior, aquí no encontraremos tecnología de punta o elementos estrafalarios que disparen los costes, no, aquí todo se apuesta por un diseño funcional que aprovechará el poco espacio disponible en la Gran Manzana. Además, gracias a su diseño podría convertirse fácilmente en un nuevo ícono de la ciudad.

La propuesta es construirlo sobre la calle 57, la cual ha visto una importante explosión de rascacielos, muchos de ellos diseñados para multimillonarios, lo que ha provocado un debate acerca de las condiciones económicas de la zona, donde se ha vuelto un lugar inalcanzable para el neoyorquino promedio o aquel emprendedor que está iniciando.

El punto distintivo de 'The Big Bend' es su gran curvatura en la parte más alta, lo que hace que parezca que se dobla sobre sí mismo para así formar un arco habitable de una sola planta. Gracias a este diseño, el rascacielos tendría una longitud total de 1.230 metros, convirtiéndose así en el más largo del mundo, dejando atrás al Burj Khalifa y sus 828 metros.

La parte más interesante es que 'The Big Bend' aprovecha las leyes de zonificación de la ciudad, donde se busca crear una estructura con una gran cantidad de metros cuadrados disponibles para su venta, esto sin exceder los limites de altura y siguiendo las reglas de seguridad para estructuras de gran tamaño.

Cabe señalar que ésta es apenas una propuesta que aún no ha sido autorizada, ya que primero se está buscando atraer inversión para poder echar a andar el proyecto, con lo que estarían en posición de solicitar su aprobación al gobierno de la ciudad.