¿Cuánto debe tardar un traslado diario razonable? ¿Una hora? ¿Tal vez dos? ¿Y si algunos días pasara más tiempo yendo y volviendo del trabajo del que transcurre en su oficina haciendo su trabajo?

Esta es la rutina diaria de cientos de miles de trabajadores que tardan un promedio de seis horas, y a veces hasta nueve, para ir a Pekín a trabajar y volver, según un informe reciente de la BBC.

Los residentes de Beijing pasan un promedio de 52 minutos viajando. Sin embargo, muchos trabajadores, se han retirado del mercado inmobiliario de los altos rascacielos de la capital debido a los precios. Viven en ciudades y pueblos satélite más asequibles, como Yanjiao, en la provincia de Hebei, que está a unos 35 kilómetros de la capital. Conocidas como ciudades "para dormir"; son un lugar de descanso para los cansados viajeros diarios.

Cómo evitar los atascos

Para 2030, las ciudades chinas tendrán más de mil millones de habitantes o hasta el 70 % de la población.

El tráfico durante varios kilómetros ya es una visión familiar en Pekín y otras ciudades de China. En un esfuerzo por evitar los atascos, algunas personas han dejado de usar sus automóviles. Algunos han optado por un transbordador manual que les ayude a llegar al trabajo más rápido, mientras que otros tienen familiares de edad avanzada que se levantan al amanecer para hacer la cola por ellos en las paradas de autobuses, donde la espera puede ser de más de una hora.

Imagen: REUTERS/Kim Kyung-Hoon

El surgimiento de los súper viajeros diarios

Entretanto, en los Estados Unidos, los traslados diarios al trabajo son cada vez más largos. El tiempo promedio de traslados diarios al trabajo de los estadounidenses fue de alrededor de 24 segundos más largo en 2015 que en 2014. Durante el año, esto sumó alrededor de tres horas y 20 minutos al tiempo total que las personas demoran para ir y venir del trabajo.

En el Reino Unido, una hora de traslado diario es una realidad para 3,7 millones de trabajadores, una cantidad que ha crecido un tercio en cinco años.

En los últimos años, una cantidad cada vez más grande de personas viajan aún más lejos para trabajar. Conocidos como "súper viajeros diarios", atraviesan fronteras o cubren distancias muy largas.

Estos viajeros a menudo trabajan desde casa parte del tiempo, y viajan una o dos veces por semana, o menos. Aprovechan las viviendas de menor costo del lugar donde residen y los sueldos más altos del lugar donde trabajan.

El crecimiento del acceso a Internet de banda ancha, el desarrollo de sistemas informáticos en el hogar que rivalizan con los del lugar de trabajo, y el aumento de los sistemas de comunicaciones móviles han contribuido a la aparición de los "súper viajeros diarios" en los Estados Unidos, según un informe de la Wagner School of Public Service de la Universidad de Nueva York.

En Europa, casi 1,7 millones de residentes de los países del Área de Schengen cruzaron la frontera para ir a trabajar en 2014.

La proporción de viajeros que cruzan las fronteras a diario es particularmente alta en Eslovaquia (5,7 %), Estonia (3,5 %), Hungría (2,4 %) y Bélgica (2,3 %). El crecimiento de las aerolíneas de bajo costo en Europa también ha contribuido al aumento de los "súper viajeros diarios".

Fuente: Eurostat

Las ventajas y desventajas de los traslados diarios al trabajo

También contribuyen al aumento de peso, ya que agregan un promedio de más de 700 calorías semanales a las dietas alimenticias, según un estudio británico.

Pero también tienen sus ventajas. Las personas sostienen que tienen tiempo para volver a enamorarse de la lectura, y usar el tiempo para seguir con su educación.

El futuro de los traslados diarios al trabajo

En el futuro, la tecnología puede hacer que los traslados largos al trabajo sean cosa del pasado. El Hyperloop es una conexión directa de alta velocidad impulsada por electricidad que podría acortar 30 minutos los viajes de dos horas.

Los datos masivos también podrían revolucionar la gestión del tráfico. Un sistema que ya está en uso en Madrid utiliza datos masivos para adaptarse a las fluctuaciones de la demanda de transporte público mediante el ajuste de la frecuencia de los autobuses o trenes. Esto mejora la puntualidad y reduce el hacinamiento.

Pero también es posible que no tengamos que trasladarnos en absoluto. En el informe del Foro Económico Mundial, El futuro del trabajo el 44 % de los gerentes de Recursos Humanos coincidió con la afirmación: "Es probable que las organizaciones cuenten con un grupo cada vez más pequeño de empleados de tiempo completo para funciones fijas, respaldadas por colegas de otros países y consultores y contratistas externos para proyectos específicos".