Los líderes poseen unas capacidades y características concretos que atraen el talento y el poyo de socios y empleados valiosos. Estas mismas características de liderazgo pueden no dar los resultados deseados en etapas sucesivas, en las que el desempeño de las tareas es necesario para alcanzar los objetivos.

En esta primera etapa el ego es una necesidad, pero en etapas posteriores se puede convertir en el obstáculo principal y el vehículo que te lleve al fracaso. Los líderes visionarios que se centran sólo en sí mismos, se convierten en tiranos que desmotivan a aquellos que colaboran con ellos y les pueden ayudar a alcanzar el éxito.

El desafío para un líder empresarial es evitar los errores que surgen al centrarse sólo en sí mismo:

1. Haces más referencias al pasado y al futuro que al presente.

Los líderes que recuerdan continuamente el pasado o se preocupan en exceso por lo que les traerá el futuro, olvidan centrarse en el presente y pierden de vista lo que hay que hacer ahora. Es bueno usar el pasado como fuente de aprendizaje y conocimiento para enfrentarse mejor a los desafíos y utilizar el futuro como fuente de inspiración, pero hay que centrarse en el presente.

2. Te consideras único e imprescindible.

Piensas que eres el único capaz de enfrentarte a los retos y asumir las responsabilidades. Si es la primera vez que asumes una posición de liderazgo en la organización, debes evitar caer en este error. Ya que podría evitar tu ascenso en el futuro. No eres único ni imprescindible, es el momento de mantener tu ego controlado.

3. Te desvías de las normas.

En ocasiones o circunstancias especiales te saltas los procedimientos y procesos establecidos en la organización. Todos los miembros de la empresa deben cumplir las reglas. Si eres veterano en la organización, conocerás las normas y ,en cambio, si eres nuevo en la empresa infórmate sobre los procedimientos a seguir. Dar ejemplo a los empleados es la mejor lección.

4. Tus socios se han convertido en seguidores.

Si todos están de acuerdo contigo, has cambiado a sus socios en seguidores. Asegúrate de que las personas que están en desacuerdo contigo puedan debatir y proponer ideas y mejoras para los procedimientos y herramientas de la organización.

5. La delegación es un problema.

Una característica de los buenos líderes es que saben delegar. Saben que no pueden hacer todo, y que necesitan a otras personas para lograr sus metas. La solución es delegar, pero verificando periódicamente oque se cumplen las metas establecidas.


El desafío del liderazgo es que los líderes sigan involucrados. Evita estos cinco errores y desarrolla tus ideas.