La primera mitad del año ya ha pasado, por los que es la ocasión perfecta para repasar las últimas previsiones económicas que se han publicado sobre España. Según pasan los meses estas previsiones se van ajustando y se vuelven cada vez más objetivas. En esta ocasión mejoran considerablemente, y eso es una buena señal.

Recientemente la CEOE y el Banco de España actualizaron sus proyecciones económicas. Vamos a repasarlas, a compararlas con el último cuadro macro aprobado por el Gobierno y a extraer conclusiones. Empezamos:

Previsiones de la CEOE

Hace unas semanas la CEOE se subió al carro de los optimistas con la marcha de la economía española. Si a comienzos de año apuntaban a un freno del crecimiento económico de nuestro país, la patronal considera ahora que el crecimiento será semejante al del año anterior, en concreto, del 3,2% del PIB en 2017.

La buena marcha económica permitirá cerrar este año con una tasa de paro del 17,2% de la población activa, frente al 19,6% con la que se cerró 2016. También se espera que en 2018 el empleo crezca a un ritmo del 2,5%, solo dos décimas por debajo de la estimación para este año. Esto implicaría rebajar la tasa de paro hasta llegar al 15%.

En términos de déficit público, la patronal advierte de que va a ser extraordinariamente complicado cumplir los objetivos fijados por Bruselas. En concreto, apunta a que 2017 se cerrará con un descuadre del 3,3% del PIB, dos décimas por encima del objetivo. En 2018 el desajuste será del 2,9%, lejos del 2,2% pactado con la Comisión.

Previsiones del Banco de España

El Banco de España también se unió recientemente a la ola optimista sobre la economía española y revisó tres décimas al alza su previsión de crecimiento del PIB, hasta situarla en el 3,1% del PIB para este año. El crecimiento se moderará hasta el 2,5% en 2018 y hasta el 2,2% en 2019.

En lo que se refiere al paro, las previsiones del Banco de España insisten en un "mantenimiento de ritmos elevados de creación de empleo", si bien de forma muy moderada. En concreto, estima que la tasa de paro acabará este año en el 16,5% y seguirá reduciéndose hasta el 14,7% en 2018 y hasta el 13,2% en 2019.

Con respecto a la evolución de los precios, el supervisor bancario estima un aumento del IPC del 2% en 2017 (dos décimas menos que en la anterior previsión) y más moderado los años siguientes, concretamente, del 1,3% en 2018 y del 1,6% en 2019.

¿Y qué dice el Gobierno al respecto en su nuevo cuadro macro?

Como no podía ser de otra manera, el Gobierno español también es muy optimista sobre la marcha económica de España. Por esta razón, hace unos días actualizó su cuadro macroeconómico 2017-2020 de previsiones económicas, elevando la estimación de crecimiento del PIB en 2017 hasta el 3%. En los años siguientes, el crecimiento será del 2,6% en 2018, del 2,5% en 2019 y del 2,4% en 2020.

En materia de empleo, el Ejecutivo estima que se creará alrededor de un millón de puestos de trabajo al año hasta alcanzar los 20,5 millones de ocupados en 2020. Con estas cifras, el ministerio calcula que en términos EPA la tasa de paro quedará en el 16,5% en 2017, el 14,7% en 2018, el 12,9% en 2019 y el 11,1% en 2020, esto es, a niveles del segundo trimestre de 2008.

El Gobierno mantiene la meta de déficit púbico en el 2,2% del PIBcomprometido con Bruselas para el año que viene (0,7% para el Estado, 1,2% para la Seguridad Social, 0,3% para las autonomías y 0% para los ayuntamientos). Para 2019, el equipo de Montoro se muestra totalmente optimista al considerar que solo presentarán déficit el Estado (0,3%) y la Seguridad Social (1%), frente al equilibrio de CCAA y Seguridad Social.

De esta forma, a lomos de nuestro unicornio llegaríamos a 2020 con tan solo un 0,5% de déficit de la Seguridad Social, si bien las cuentas públicas ya estarían totalmente saneadas porque otras administraciones presentaría superávit presupuestario.

Por otra parte, el Gobierno ha decidido flexibilizar la regla de gasto, que se sitúa en el 2,4% para 2018, en el 2,7% para 2019 y en el 2,8% en 2020. En lo que respecta a la deuda pública, el próximo año se situará en el 97,6%, en el 95,4% en 2018 y en el 92,5% para 2019 y 2020.