El cambio climático es la principal preocupación de los llamados millenials, aquellos nacidos entre 1982 y 2004, según la encuesta anual Global Shapers, publicada por el Foro Económico Mundial.

Uno de cada dos jóvenes encuestados eligió la opción climática como el problema más acuciante al que se enfrenta el mundo, por delante de las guerras y los conflictos bélicos (39%) y la desigualdad social (31%). Se trata de una encuesta respondida por 31.000 personas de 186 países con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años, en la que 8 de cada 10 españoles contestaron que la corrupción y la rendición de cuentas gubernamental es el primer problema de España (82,5%). La falta de oportunidades económicas y laborales (74,4%) y la desigualdad social (39,4%) completan el podio de las preocupaciones de los millenial españoles.

Uno de cada dos jóvenes encuestados eligió la opción climática como el problema más acuciante al que se enfrenta el mundo

¿Te mudarías de país para trabajar?

La globalización del trabajo no supone una preocupación para las futuras generaciones. Casi 9 de cada 10 españoles encuestados afirman que estarían dispuestos a mudarse a otro país para encontrar un trabajo o mejorar su posición laboral. La lista de destinos la lidera Estados Unidos, que sería la primera opción para el 24% de los jóvenes, seguida de Alemania (8,2%). El resto de opciones contempladas son Francia, Italia, Australia y Canadá.

El deseo de los españoles por emigrar supera al promedio del resto de nacionalidades encuestadas, donde uno de cada cinco afirma que una mejor vida laboral no sería un motivo para hacer las maletas. En este caso Estados Unidos también es el destino favorito de los jóvenes (18,2%), que eligen además España como su octava opción (3,6%).

Las respuestas de los casi 500 jóvenes españoles participantes, la mayoría de ellos estudiantes, también dejan ver que el 57% considera “muy” o “extremadamente” importante que el gobierno nacional aborde los problemas que afecten a terceros países. En cuanto a qué echan en falta en la sociedad española para sentirse más libres, responden que la igualdad de oportunidades para todos (60,1%) y la seguridad laboral (43,7%).

Más de la mitad de los millenials participantes en la encuesta considera que su opinión es ignorada en el momento de tomar decisiones trascendentales en sus países, y responde que en sus respectivos estados el principal problema es la corrupción, aunque en un porcentaje menor al de España. Las nuevas generaciones defienden que la forma de que los gobiernos recuperasen su confianza sería gracias a la lucha contra la corrupción despojando a los corruptos de sus cargos gubernamentales.

El estudio también muestra el optimismo millenial en lo referente a sus trabajos y la tecnología: más de tres cuartas partes consideran que esta crea más empleos de los que destruye. Las cuestiones éticas acerca de la tecnología ofrecen, no obstante, mayor diversidad. Un 40% de los encuestados se oponen completamente a implantarse un chip bajo la piel si con ello consiguiesen mejorar sus habilidades. A este respecto son más favorables los hombres que las mujeres (un 30% y un 17% respondieron que sí, respectivamente). La inteligencia artificial es considerada como la tendencia a tener en cuenta en el futuro próximo por las generaciones que en un futuro estarán al mando, pero no bajan la guardia ante la tecnología: la mitad de los millenial no se fiarían de que un robot tomase decisiones en su nombre.