Durante la Asamblea General de la ONU esta semana habrá muchas discusiones sobre la mejor manera de acelerar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Estos 17 objetivos mundiales, acordados por 193 naciones en 2015, contienen más de un centenar de logros que se alcanzarán en 2030. Ofrecen una visión del "mundo que queremos" - el título del informe de las Naciones Unidas que introdujo los ODS en el mundo.

En el contexto de la celebración de la Asamblea General, y junto a muchas otras reuniones importantes que se están celebrando, el Foro Económico Mundial acogerá la primera Cumbre sobre el Impacto del Desarrollo Sostenible. La cumbre proporciona una plataforma que reúne a líderes políticos, empresariales y otros líderes sociales para proponer soluciones innovadoras basadas en el avance de las colaboraciones público-privadas y el aprovechamiento de las oportunidades tecnológicas de la Cuarta Revolución Industrial. Más de 800 participantes se unirán a más de treinta sesiones de trabajo diferentes y discusiones plenarias adicionales.

Promover la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible es un proceso importante y ambicioso al que se han comprometido las naciones del mundo; es una agenda a la que el Foro también contribuirá sustancialmente a través de la participación de sus comunidades y redes de múltiples partes interesadas, gracias a la nueva plataforma de colaboración sobre los objetivos globales que ofrece la cumbre.

Siendo de gran importancia, los Objetivos de Desarrollo Sostenible deben situarse en un contexto más amplio al que se enfrenta la humanidad. Tenemos que lidiar no solo con una multitud de cuestiones que requieren soluciones, sino también con una serie de desafíos interconectados. Si bien los objetivos globales se consideran como un conjunto de soluciones para el desarrollo sostenible en 2030, el reto más profundo que enfrenta la humanidad es evitar el colapso interconectado de los sistemas que los sustentan. En el pasado, las amenazas convencionales de la humanidad, como las guerras, el hambre, las plagas o los desastres naturales, estaban relativamente aislados. Ahora la supervivencia de una humanidad global es puesta en cuestión debido a las presiones interconectadas sobre los sistemas institucionales, ambientales, financieros y globales que son la base de nuestra supervivencia humana y armonía social. El colapso de estos sistemas se demuestra por nuestra incapacidad para asegurar la inclusión y preservar nuestros recursos naturales, por ejemplo. Se puede argumentar que este es el primer colapso que la humanidad en su conjunto está llevando a cabo contra sí misma - una "guerra" posmoderna en la cual nuestra sociedad global está en peligro de colapsar, mientras erosionamos los mismos sistemas de los que dependemos.

Cuando las personas sienten que los sistemas de los que dependen están profundamente amenazados, la reacción es la desintegración social caracterizada por una creciente polarización política.

Podemos ser la primera generación que enfrente la amenaza de un desastre global de los sistemas, pero también la primera con los medios y capacidades tecnológicos y científicos -si no es actualmente el momento político- para detener este proceso en espiral hacia un estado que pronto podría convertirse en irreversible, incluyendo los riesgos preocupantes de cambio no lineal.

Está claro que el gobierno, las empresas y la sociedad civil no pueden arreglar la amenaza de este colapso de sistemas globales cada uno trabajando por su cuenta. Lo que se necesita es una verdadera agenda para la cooperación público-privada global, con el objetivo de no defender los intereses individuales, sino mantener el destino de la humanidad como un todo. Con este fin, los Objetivos de Desarrollo Sostenible proporcionan un marco de gran utilidad, pero que no debe verse sólo a través de la lente de 17 temas diferentes e inconexos. Los intereses particulares de los diferentes gobiernos y organizaciones deben ser reforzados y complementados por un enfoque integrado de liderazgo basado en "sistemas". Todas las cuestiones requieren respuestas individuales, pero todas son también parte de un ecosistema que necesita respuestas holísticas.

Al ofrecer una plataforma para la cooperación público-privada, con una perspectiva de sistemas en su centro, el Foro Económico Mundial busca ayudar a sus socios y miembros a hacer una contribución sustancial para mejorar el estado del mundo. La inauguración de la Cumbre sobre el Impacto del Desarrollo Sostenible en Nueva York esta semana está diseñada con este objetivo. Ofrece una plataforma para ayudar a aquellos que conforman la agenda para avanzar en este tipo de pensamiento global y aprovechar las oportunidades tecnológicas de la Cuarta Revolución Industrial. De esta manera, nuestra generación no solo puede cumplir con cada una de las metas globales, sino también invertir en el tan necesario fortalecimiento de los sistemas mundiales.