Cuando viajamos fuera de nuestro país, habitualmente nos sorprende lo caro o barato que fue nuestro destino. Hablamos de la comida, del viaje en bus o en taxi, de la ropa y -en ocasiones- del valor de las viviendas.

En ese caso estamos frente a nuestra percepción como visitantes. Otra cosa, es lo costoso que puede ser una ciudad para la gente que vive ahí en relación a los salarios que se pagan. Y una tercera es cómo lo viven los expatriados que están en un determinado sitio con un contrato hecho por una empresa extranjera.

Es aquí donde comienza la disputa entre los que clasifican a las ciudades como costosas o baratas.

Por cuarto año consecutivo, la Unidad de Inteligencia de la revista británica The Economist (EIU, por sus siglas en inglés) ha declarado a Singapur como la ciudad más cara del mundo, provocando la molestia de las autoridades de la República de Singapur porque consideran que la etiqueta es injusta.

Tanto molestia generó, que un grupo de académicos de la Universidad Nacional de Singapur decidió hacer su propio ránking de ciudades más caras del mundo incorporando otras variables de medición. El resultado: Singapur bajó al lugar 48.

Esta es una comparación de las 10 ciudades más caras del mundo según las dos mediciones:

El índice mundial del costo de la vida que se elabora en Londres, es diseñado para los departamentos de recursos humanos de las empresas para que puedan calcular el valor de los viajes cuando envían a sus empleados en viajes de negocios o a trabajar en el extranjero, habitualmente con salarios elevados.

Así las cosas, es poco probable que esos empleados gasten como el resto de las personas. Cuando Singapur lideró el ránking en 2014, el vice primer ministro Tharman Shanmugaratnam planteó que el índice reflejaba el "pretencioso" estilo de vida de los expatriados con altos ingresos.

La EIU reconoce que el índice tiene sus limitaciones. Su autor, Jon Copestake, dice que evidentemente "se puede vivir en cualquier ciudad buscando ofertas y de un modo más austero que el costo de vida comparado que nosotros aplicamos".

Qué pasa si no eres un alto ejecutivo

Entonces, ¿cuánto menos cuesta Singapur si no tienes el estilo de vida de un banquero?

Un grupo de académicos de la Universidad Nacional de Singapur hizo su índice distinguiendo entre el costo de vida de los extranjeros que viven ahí y la población local.

Las conclusiones arrojaron que para los expatriados la ciudad queda en el cuarto lugar del ránking y para los residentes comunes, queda en el lugar 48.