A raíz de eventos como el Brexit y la victoria electoral de Trump, está claro que hay un movimiento creciente de personas que son escépticas sobre una integración más amplia en la economía global y las culturas extranjeras. Si bien el movimiento antiglobalización siempre ha existido, solo recientemente se ha vuelto lo suficientemente poderoso como para cambiar los resultados de elecciones clave y referendos.

Si bien el movimiento antiglobalización siempre ha existido, solo recientemente se ha vuelto lo suficientemente poderoso como para cambiar los resultados de elecciones clave y referendos.

¿Pero qué tan grande es este contingente de la población, y cómo difiere en tamaño de un país a otro? La infografía de hoy destaca los datos de la encuesta sobre el tema de la globalización en 19 países.

La encuesta, publicada por YouGov hace poco más de un año, cubre el comercio internacional, la inversión extranjera directa y el impacto de la inmigración. Aquí están los datos de más alto nivel, que se centran en la globalización en general.

Pregunta: "En general, ¿cree que la globalización es una fuerza para bien o para mal para el mundo?"

El apoyo a la globalización varía desde el 37% (Francia) hasta el 91% (Vietnam), lo que representa una gama muy diversa de actitudes hacia el tema.

Los lugares que se sienten más positivos acerca de la globalización tienden a ser mercados emergentes como Filipinas (85%), India (83%) e Indonesia (72%). Estos son países que están creciendo a un ritmo rápido, a medida que las economías se expanden gracias al acceso a los mercados de capital y el comercio global.

Francia tiene la porción más baja de encuestados que dice que la globalización es una fuerza para el bien.

Los países que parecen ser más escépticos parecen estar más desarrollados económicamente. En Estados Unidos, solo el 40% de los encuestados ven la globalización como una fuerza para el bien, mientras que el 27% lo considera una fuerza para el mal y una gran parte de la población no está segura (33%). El Reino Unido y Australia tienen cifras similares, y Francia tiene la porción más baja de encuestados que dice que la globalización es una fuerza para el bien.

Si bien es cierto que estos países desarrollados muestran escepticismo, también está claro que el mundo occidental está muy dividido sobre el tema. En países europeos como Alemania (60%), Dinamarca (68%), Suecia (63%) y Finlandia (56%) la mayoría de los encuestados está a favor de la globalización.

Esta división en la opinión es difícil de reconciliar, y es probable que sea parte de la razón por la que muchos inversores permanecen enfocados en el riesgo geopolítico del entorno actual.