¿Qué tal crear una línea de tiempo gráfica que muestre la historia de todo el mundo durante un período de 4,000 años, sin tener acceso a computadoras o Internet?

La infografía de hoy, creada en 1931 por un hombre llamado John B. Sparks, mapea el poder global desde 2.000 aC. en una línea de tiempo coherente.

Histomap, publicado por Rand McNally en 1931, es un ambicioso intento de encajar una montaña de información histórica. Aunque la distribución del poder no está definida cuantitativamente en el eje x, proporciona un raro ejemplo de observar civilizaciones históricas en términos relativos. Mientras que el Imperio Romano acumula una gran cantidad de poder durante su Edad de Oro, por ejemplo, todavía tenemos una visión baga de lo que estaba sucediendo en otras partes del mundo durante ese período.

La visualización también es efectiva para mostrar el ascenso y el declive de varios estados, naciones e imperios.

Dado que esta tabla fue creada al comienzo de la Gran Depresión, uno tiene que considerar en qué medida Sparks vio la historia como un ejercicio de suma cero; una colección de naciones luchando entre sí para controlar el territorio y los recursos escasos.

Distribuir la influencia o el poder de todos los países a lo largo de 4,000 años requiere algo de creatividad, y probablemente algunas suposiciones también. Algunos argumentarían que la falta de datos sólidos hace que sea imposible sacar este tipo de conclusiones (aunque ha habido otros enfoques más cuantitativos).

Otra crítica obvia es que las medidas de influencia están sesgadas a favor de las potencias occidentales. El poderío de China, por ejemplo, es sospechosamente estrecho a lo largo de la línea de tiempo.

Por último, el histomap se refiere a varios grupos culturales y raciales utilizando términos que pueden parecer bastante anticuados para los lectores de hoy.

El legado de histomap

La creación de John Spark es un intento admirable de hacer que la historia sea más accesible y entretenida. Hoy en día, tenemos acceso aparentemente ilimitado a la información, pero en la década de 1930 una línea de tiempo que abarque toda la historia habría sido increíblemente útil e innovadora.

Dejando a un lado las críticas, el trabajo de este tipo allanó el camino para la producción de visualizaciones y gráficos de datos que ayudan a las personas a comprender mejor el mundo que los rodea hoy en día.