La tecnología de cadena de bloques surgió en el sector financiero, lo que permitió las criptomonedas como Bitcoin. Aunque aún se está evaluando, su potencial transformador en el sector público no debe subestimarse. Las pruebas de concepto y pilotos están proliferando, impulsadas por innumerables nuevas empresas tecnológicas en una gran variedad de áreas, como la gestión de identidades, el registro de propiedades y el tráfico de diamantes. Dadas las expectativas, tenemos que pensar más críticamente sobre lo que puede y no puede hacer antes de que los responsables políticos se entreguen a su encanto.

Esto es particularmente cierto en cuanto a las expectativas de que la cadena de bloques fortalecerá la integridad y acabará con la corrupción en el gobierno. Cómo los responsables políticos usan la cadena de bloques para generar más confianza y transparencia en el gobierno es un tema Esto es particularmente cierto en cuanto a las expectativas de que la cadena de bloques fortalecerá la integridad y acabará con la corrupción en el gobierno. Cómo los responsables políticos usan la cadena de bloques para generar más confianza y transparencia en el gobierno es un tema fundamental que ocupará un lugar prioritario en la agenda política de muchos países, especialmente en América Latina.

La cumbre regional del Foro Económico Mundial en marzo de 2018 tratará de aprovechar el potencial de las transformaciones digitales para restablecer la confianza y fomentar la integridad en el gobierno. Las primeras pruebas sugieren que la tecnología debe construirse sobre la base de instituciones más fuertes.

Prueba de soluciones de integridad

En esencia, el problema que la tecnología de cadena de bloques busca abordar es la seguridad y la integridad de los datos, en un mundo con una preocupación creciente por la privacidad de los datos y la disminución de la confianza en el gobierno. Es una tecnología que nos permite registrar activos, transferir valor y rastrear transacciones de forma descentralizada, lo que asegura la transparencia, integridad y rastreabilidad de los datos sin una autoridad central para autenticar la información. Es esencialmente un sistema de cifrado de información y una base de datos compartida. Está basado en un mecanismo de consenso entre las partes de confianza para certificar la información y validar las transacciones.

La cadena de bloques hace que la corrupción sea más difícil porque es una tecnología de registro contable distribuida que puede certificar registros y transacciones (o "bloques") sin el uso de una base de datos central y de una manera que no se puede borrar, alterar o falsificar. Ofrece un nivel sin precedentes de integridad, seguridad y fiabilidad a la información que administra, y reduce los riesgos asociados con tener un punto único de falla. Elimina la necesidad de intermediarios, reduce la burocracia y el riesgo de criterio arbitrario. También permite el seguimiento y rastreo de transacciones. Las fuerzas policiales y los auditores del gobierno también pueden utilizar el recorrido inalterable de las transacciones.

La tecnología de cadena de bloques tiene muchas aplicaciones, aunque las más prometedoras, que garantizan la transparencia e integridad de los datos, se relacionan con el registro de activos y el seguimiento de las transacciones.

Una primera serie de soluciones basadas en cadena de bloques se relaciona con el valor de los activos, en especial con el registro de propiedades y la titulación de tierras. Desarrollar sistemas de títulos inalterables en una cadena de bloques puede evitar el fraude y alentar a los bancos a conceder préstamos avalados por tierras. Suecia está probando un registro de tierras impulsado por una cadena de bloques para hacer que la información de las transacciones inmobiliarias sea visible para todas las partes interesadas. Georgia está logrando importantes avances en el registro de títulos de propiedad mediante la tecnología de cadena de bloques, mientras que Ucrania la está analizando para reformar su proceso de registro catastral plagado de trámites burocráticos. Sin embargo, Honduras intentó crear una base de datos descentralizada de títulos de propiedad mediante la cadena de bloques, pero fracasó.

La tecnología de cadena de bloques también se está probando para crear registros mercantiles a prueba de falsificaciones, lo que ayudaría a definir los beneficiarios reales y evitar el lavado de dinero. Esta aplicación permitiría cumplir con mayor facilidad las regulaciones de Conozca a su cliente (Know your customer, KYC) y posibilitaría una supervisión más eficaz por parte de los reguladores financieros, las fuerzas policiales y las administraciones tributarias. Delaware permite a las empresas utilizar la cadena de bloques para el registro y la transferencia de propiedad de acciones.

Una segunda serie de experimentos se centra en el seguimiento de las transacciones, especialmente las transacciones gubernamentales de alto riesgo, como los contratos públicos, las transferencias de efectivo y los flujos de asistencia. Estas aplicaciones buscan disminuir el riesgo de fraude y fuga en el flujo de fondos. La OCDE estima que la corrupción agrega hasta el 10 % del costo total de hacer negocios a nivel mundial y hasta el 25 % de los costos de los contratos en los países en desarrollo.

La contratación pública se digitaliza cada vez más y es más transparente mediante la contratación electrónica, y las soluciones de integridad basadas en cadena de bloques podrían agregar un nivel más de seguridad al proceso mediante el bloqueo de información crítica a la cadena de compras. Esta información podría ser más fácil de monitorear, rastrear y auditar. Recientemente, México ha comenzado a probar una aplicación basada en cadena de bloques para la contratación pública. “Los contratos inteligentes” también podrían eliminar el criterio arbitrario en el proceso de contratación. Permitirían que el intercambio automático de activos se programara en una cadena de bloques inalterable que se ejecutaría autónomamente en función de las condiciones programadas.

Una luz de esperanza

Los primeros experimentos nos indican que las condiciones iniciales son importantes. Georgia está agregando tecnología de cadena de bloques a un sistema relativamente eficaz de registro de tierras, lo que suma un nivel más de seguridad. Además, para que la cadena de bloques funcione, existe una serie de requisitos previos que deben cumplirse. Los datos existentes deben ser precisos, los registros se deben digitalizar y la identidad digital debe ser confiable. Esta no es la situación típica en muchos países en desarrollo; muchos de ellos deben asegurarse primero de comprender las ideas principales.

La gestión de la cadena de bloques aún no se ha resuelto. Como sistema descentralizado, se supone que se gestiona a sí misma. Michael Pisa y Matt Juden advierten que los gobiernos que opten por una cadena de bloques pública y sin permisos deben aceptar “que prácticamente no tendrán control sobre cómo se rige ese sistema”. Este es el motivo por el que Don Tapscott espera que en el sector público, la mayoría de las plataformas de cadena de bloques sean privadas y estén autorizadas, supervisadas por un conjunto de validadores de confianza o “guardianes” y distribuidas de una manera controlada, en donde un solo organismo gubernamental revise la entrada de datos y en parte resuelva el problema del "punto de entrada".

Otro desafío se relaciona con la confiabilidad de los registros, especialmente las primeras entradas. Pusa y Juden sostienen: "Al igual que cualquier otra base de datos, por ejemplo, una cadena de bloques es un sistema de 'basura que entra, basura que sale'. Esto significa que la confiabilidad de los registros almacenados depende completamente de cómo se originan". Por este motivo, un controlador de acceso deberá garantizar la veracidad de la información ingresada en una cadena de bloques.

Los gobiernos deben enfrentar las debilidades de las instituciones preexistentes y los sistemas heredados. La tecnología de cadena de bloques propiamente dicha no reemplazará al gobierno ni resolverá todos sus problemas. Funcionará mejor en los sistemas existentes que sean sólidos y ya estén digitalizados. Sin embargo, paradójicamente, los países que más pueden beneficiarse de las soluciones basadas en cadena de bloques para corregir sistemas heredados averiados también tendrán más dificultades para usarlas de manera eficaz.

Infundir confianza

El potencial de la tecnología de cadena de bloques es enorme y, en un mundo marcado por escándalos de corrupción, la promesa que trae consigo de erradicarla es simplemente demasiado grande para ignorarla. Si puede resolver desafíos cruciales, como el punto de entrada, la tecnología de cadena de bloques puede ayudar a fortalecer la integridad y la confianza en el gobierno. A pesar de todas sus incertidumbres y riesgos, podría agregar un nivel de seguridad a los registros y transacciones que están particularmente expuestos a altos riesgos de corrupción. El momento de experimentar es ahora.

Sin embargo, la tecnología de cadena de bloques no es la panacea. Todavía está en sus comienzos y los modelos de gestión aún están en desarrollo. Se necesitarán varios años para pasar de programas piloto a aplicaciones más amplias para todo el gobierno. También debemos comprender claramente cuáles son sus requisitos, qué puede hacer y qué no, y qué valor puede agregar. La tecnología de cadena de bloques no es una "varita mágica": no debemos esperar que reemplace la necesidad de instituciones más sólidas.

Una versión anterior y extendida de este blog se presentó como un artículo en la revista de Stanford Social Innovation Review .

Así funciona la tecnología blockchain