Donald Trump ha situado el proteccionismo en el primer plano de su política internacional. La semana pasada anunció que en el plazo de quince días en Estados Unidos se establecería un arancel del 25% a las importaciones de acero y de un 10% a las de aluminio, aunque con algunos países como excepciones, como Canadá y México. China, en cambio, se ha convertido en el primer objetivo de su nuevo programa de 'America First', específicamente en lo relativo al objetivo de disminuir el déficit comercial norteamericano con Pekín.

Tal y como se ve en este gráfico de Statista, la cuantía de las tasas arancelarias varía mucho de un país y región a otra. Por ejemplo, en Brasil estas ascienden al 4% del valor de los productos de media mientras que en los Estados miembro de la Unión Europea esta se reduce al 1,6%, según datos del Banco Mundial.