En toda época, el arduo trabajo del progreso ambiental requiere las mejores herramientas disponibles. Hoy esas herramientas incluyen innovaciones tecnológicas que están dando a las corporaciones y a las ONG nuevas capacidades, y fortaleciendo las asociaciones entre ellas. Los sensores, el análisis de datos, el aprendizaje automático y la cadena de bloques son solo algunos de los avances que impulsan el crecimiento empresarial y la protección del medio ambiente.

En la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente, donde trabajo, estamos sintiendo un nuevo viento de popa que impulsa estas innovaciones. Y una nueva encuesta que encargamos muestra que los líderes corporativos están sintiendo el mismo viento de popa. De hecho, el 86 % de los ejecutivos encuestados, provenientes de compañías con ingresos anuales de 500 millones de dólares o más, están de acuerdo en que las tecnologías emergentes mejorarán tanto sus resultados comerciales como su impacto en el medioambiente. Si pregunta solo a los ejecutivos C-suite, la cifra aumenta a un asombroso 91 %.

El punto es que la sostenibilidad no es solo un lindo subproducto de la innovación. Cada vez más, es el objetivo, una parte integral de la toma de decisiones estratégicas, ya que disminuye los costos y optimiza el rendimiento al mismo tiempo que reduce la huella ambiental de una empresa. A medida que los altos ejecutivos evalúan las nuevas tecnologías para sus operaciones comerciales, simultáneamente sopesan cómo esa tecnología puede mejorar su impacto ambiental.

Más del 70 % de los líderes empresariales ven ahora una mayor alineación entre los objetivos comerciales y ambientales que hace cinco años; el 61 % lo atribuye a la tecnología emergente.

A medida que el mundo de los negocios entra en la cuarta revolución industrial, la comunidad ambientalista está generando su propia cuarta ola complementaria de ambientalismo. El movimiento de conservación de la tierra de principios del siglo XX fue la primera ola, y la segunda, que comenzó en la década de 1960, utilizó la fuerza de la ley para reducir la contaminación industrial. La tercera ola enfatizó el poder de la economía: resolución de problemas, estrategias basadas ​​en el mercado y alianzas corporativas con las ONG. Ahora, la cuarta ola está viendo que las innovaciones tecnológicas les están dando a las personas nuevos poderes para generar más soluciones reforzando todas las estrategias anteriores.

Para comprender cómo esta cuarta ola de innovación ambiental transformará nuestras asociaciones con las corporaciones, encuestamos a más de 500 ejecutivos, preguntándoles cómo siete de las tecnologías emergentes están afectando a sus empresas y su huella ambiental. Los resultados fueron alentadores.

Image: Las empresas están utilizando nuevas tecnologías para montar la cuarta ola del ambientalismo/ EDF

Si bien el análisis de datos y la automatización son las tecnologías más adoptadas hasta ahora, los ejecutivos ven un importante potencial de ganancias para todos en las siete tecnologías. Y estamos empezando a ver ese potencial convertido en acción. Las principales marcas mundiales como Smithfield, Cummins y AT&T ya están utilizando tecnología emergente para realizar sus actividades empresariales de manera más sostenible. El poder de lo que es posible es asombroso.

El potencial ambiental de la tecnología emergente

Levi Strauss & Co. acaba de anunciar una nueva capacidad de fabricación digital que automatiza parte del proceso de producción de jeans, lo que permite a la empresa adaptar el suministro para satisfacer la demanda, reducir el desperdicio de tela y eliminar miles de formulaciones químicas que antes se necesitaban para el acabado.

Mientras tanto, el 8 % de los líderes empresariales encuestados cree que los consumidores responsabilizarán cada vez más a las empresas por su impacto ambiental, y la tecnología hará que esto sea posible. Esto significa que los líderes empresariales como la diseñadora Martine Jaarlgard, que está probando una plataforma de cadena de bloques para aumentar la transparencia y trazabilidad de su colección de prendas de punto, puede tener una ventaja competitiva.

Walmart, Unilever y Nestlé también están trabajando con IBM para explorar las aplicaciones de cadena de bloques para las cadenas de suministro de alimentos. La ventaja para el medio ambiente es menos desperdicio de alimentos. Para las empresas, el aspecto positivo es una mayor eficiencia de la cadena de suministro y la seguridad de los alimentos.

El surgimiento de estas tecnologías ayudó a darle a Walmart las herramientas necesarias para establecer un objetivo audaz de reducir 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono de su cadena de suministro mundial, que es más que las emisiones anuales de Alemania. Hasta el momento, lo está haciendo con más de 400 proveedores; solo un signo de cómo la cuarta ola está impulsando soluciones a escala.

Y, a medida que crece, la cuarta ola también reúne a socios previamente poco probables. Por ejemplo, después de que EDF colocó sensores en automóviles de Google Street View en Boston, Chicago, Dallas y otras ciudades para medir y localizar fugas de metano, un gas de efecto invernadero extremadamente potente, desafiamos a los empresarios a crear unidades de detección de metano, y Statoil, Shell y Pacific Gas & Electric están llevando a cabo pruebas en sus instalaciones de petróleo y gas. Y nos asociamos con Google Earth Outreach para añadir en un mapa las amenazas de contaminación del aire en cada manzana en West Oakland, California, proporcionando a los ciudadanos datos detallados para ayudar a que se pronuncien a favor de la reducción de emisiones bajo la nueva ley de calidad del aire de California.

En abril, anunciamos planes para elaborar y lanzar un nuevo satélite creado específicamente para localizar y medir las emisiones de metano de fuentes de todo el mundo, comenzando con la industria del petróleo y el gas. Los datos gratuitos y abiertos de este satélite brindarán a los países y a las empresas información sólida para detectar áreas problemáticas, identificar oportunidades de ahorro y medir su progreso en la reducción de las emisiones de metano a lo largo del tiempo.

Los líderes empresariales responden a nuevos motivadores

Las regulaciones y la presión de los grupos ambientalistas solían ser los principales motivadores para que las empresas actuaran de manera sostenible. Y si bien la regulación sigue siendo el punto más importante, hay nuevas presiones que los líderes empresariales deben abordar.

Image: Los líderes empresariales de hoy están presionados por varias fuentes para actuar de manera sostenible/EDF

La presión de los clientes, los inversores y el personal son ahora las principales preocupaciones de los ejecutivos C-suite. En todas las industrias, el 84 % de los líderes encuestados dijeron que implementar prácticas comerciales sostenibles les ayuda a atraer y retener a los mejores talentos. Acéptelo, la próxima generación de líderes empresariales está tomando decisiones profesionales basándose en la alineación con sus valores personales, por lo que las empresas deben hacer todo lo posible para avanzar en la sostenibilidad.

La buena noticia es que los líderes empresariales ahora tienen las herramientas necesarias para hacerlo. Los avances tecnológicos están transformando la forma de hacer negocios. A medida que los sensores, el análisis de datos, la cadena de bloques y otras innovaciones dan forma a la estrategia comercial y recompensan la responsabilidad corporativa, el resultado será un cambio positivo que ayudará a prosperar a los negocios y a la naturaleza.