¿Cuáles son las habilidades del siglo 21 que todos los estudiantes necesitan?

La diferencia entre las habilidades que las personas aprenden y las habilidades que las personas necesitan se está volviendo cada vez más evidente debido a que el aprendizaje tradicional no alcanza para proveer a los estudiantes del conocimiento que necesitan para progresar, según lo establece el informe del Foro Económico Mundial, Nueva Visión para la Educación: Fomentar el Aprendizaje Social y Emocional a través de la Tecnología.

Los postulantes a empleos de la actualidad deben poder colaborar, comunicar y solucionar problemas, habilidades desarrolladas principalmente a través del aprendizaje social y emocional (ASE). Combinada con habilidades tradicionales, esta aptitud social y emocional formará a los estudiantes para que triunfen en una economía digital en evolución.

¿Qué habilidades serán las más requeridas?

El análisis de 213 estudios demostró que los estudiantes que recibieron instrucción en ASE contaban con un puntaje de logro que promediaba 11 puntos más del percentil en comparación con aquellos que no la recibieron. Y el ASE conduce potencialmente a beneficios a largo plazo, tales como mayores índices de empleo y culminación de los estudios.

Igual de importante para sus futuros empleos es que los estudiantes aprendan buenas habilidades de liderazgo y curiosidad.

Otro informe del Foro, El futuro de los trabajos, publicado durante la Reunión Anual 2016 en Davos, contempla el empleo, las habilidades y la estrategia de la fuerza laboral para el futuro.

El informe preguntaba a los directivos principales de Recursos Humanos y de estrategia de empleadores internacionales líderes acerca del significado de los cambios actuales, específicamente para el empleo, de las habilidades y del reclutamiento entre industrias y áreas geográficas.

Los legisladores, educadores, padres, empresarios, investigadores, desarrolladores de tecnologías, inversores y las ONG pueden garantizar juntos que el desarrollo de habilidades sociales y emocionales se conviertan en un objetivo compartido y una competencia de los sistemas educativos a nivel mundial.