Según los nuevos planes de gobierno que entusiasman a los ambientalistas y conmocionan a la industria petrolera, todos los automóviles que venda India a partir de 2030 serán eléctricos.

Se espera que al eliminar los vehículos a gasolina y diésel de las carreteras de la India en los próximos años, el país pueda reducir los niveles nocivos de contaminación del aire que contribuyen a un abrumador número de 1,2 millones de muertes al año.

La floreciente economía de la India se ha convertido en el tercer mayor importador de petróleo del mundo, con un desembolso de 150 000 millones de dólares anuales para el recurso, por lo que un cambio a vehículos eléctricos podría reducir considerablemente la demanda de petróleo. Se calcula que el movimiento revolucionario ahorraría al país 60 000 millones de dólares en costos de energía para 2030, al tiempo que reduciría los costos de operación de millones de propietarios de automóviles indios.

Fuente: Bloomberg

El ministro de Energía de la India, Piyush Goyal, afirmó que el gobierno apoyará financieramente la iniciativa durante los primeros dos o tres años, aunque la producción de vehículos eléctricos será "impulsada por la demanda y no por el subsidio".

Imagen: Shutterstock

La contaminación del aire es un gran problema en la India

Más de un millón de personas mueren en la India cada año como resultado de la inhalación de vapores tóxicos; además, una investigación de Greenpeace descubrió que la cantidad de muertes causadas por la contaminación del aire es apenas una fracción menor que el número de muertes relacionadas con el tabaquismo.

La investigación también señaló que el 3 % del producto bruto interno del país se perdió debido a los niveles de esmog tóxico.

En 2014, la Organización Mundial de la Salud determinó que de las 20 ciudades mundiales con mayor contaminación atmosférica, 13 están en la India.

Los líderes del país han tomado medidas para mejorar la calidad del aire; por ejemplo, en enero de 2016, cuando el gobierno de Nueva Delhi ordenó que los hombres solo podían conducir sus automóviles en días alternos en función del número impar o par de la matrícula (a las mujeres se les permitía manejar todos los días).

Si bien estas intervenciones han tenido un éxito moderado, el cambio a una flota de vehículos puramente eléctricos tendría un impacto ambiental mucho mayor.

De hecho, se calcula que el cambio gradual a vehículos eléctricos en la India reduciría las emisiones de carbono en un 37 % para 2030.

Empresas petroleras enfrentan un futuro incierto

A medida que los ambiciosos planes de vehículos eléctricos de la India comienzan a tomar forma, los exportadores de petróleo revisarán desesperadamente sus cálculos de demanda de petróleo en la región.

En su informe sobre el impacto de los vehículos eléctricos en la demanda de petróleo, el gigante de petróleo y gas BP pronosticó que la flota mundial de automóviles de gasolina y diésel prácticamente se duplicaría de 900 millones en 2015 a 1700 millones en 2035.

Fuente: BP
Fuente: EVvolumes.com

Se estima que casi el 90 % de ese crecimiento proviene de países que no son miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), como India y China.

China también está preparándose para abandonar los vehículos a gasolina.

El mes pasado, China confirmó que tiene intenciones de seguir adelante con los planes que harán que los vehículos de combustible alternativo representen para 2025 al menos una quinta parte de los 35 millones de ventas anuales proyectadas de vehículos.

Los empresarios petroleros afirman que es demasiado pronto para decir cuáles serán las consecuencias de un alejamiento de los automóviles de gasolina y diésel. Sin embargo, Asia ha sido durante mucho tiempo el principal impulsor de la demanda futura de petróleo y, por lo tanto, los desarrollos en India y China se observarán muy de cerca.