Comentaba en un artículo anterior de Blogthinkbig.com que no somos máquinas. Una máquina la enciendes y tiene un ritmo constante, a no ser que se agote su batería.

En el caso de los seres humanos, nuestro rendimiento sube y baja en función del tiempo que estamos realizando la misma tarea, las horas que hemos dormido, si hemos descansado entre tarea y tarea… Todos estos factores influyen en concentrarse mejor o no, y estar centrados en una tarea, en el trabajo o en casa, suponen una gran diferencia.

Para concentrarse mejor y desempeñar nuestro trabajo con mayor eficacia, necesitamos estar en plena forma, física y mental. Y para lograrlo, tan sólo necesitamos seguir unos sencillos consejos. Además, tenemos a nuestra disposición muchos recursos, algunos en forma de software, para lograrlo.

Consejos básicos para concentrarse mejor

Procura empezar el día con la batería cargada. Lo normal es ir de más a menos en nuestro rendimiento. Esto significa que cuanto mejor empieces el día, mejor lo acabarás. De ahí que deberías tomarte tu tiempo para descansar durante la noche y desayunar bien.

Si controlas tu agenda, empieza por las tareas más complejas. Relacionado con el punto anterior, es mejor empezar por las tareas más exigentes cuando mejor estamos de forma.

Toma pausas de vez en cuando. Cada cual sabe cuándo deja de rendir. Se suelen recomendar pausas de 10 minutos cada 50 minutos de trabajo. Nuestra concentración es plena hasta un máximo de 40-50 minutos. A partir de ahí, nuestro rendimiento baja, por lo que de nada sirve esforzarnos. Es mejor que te tomes una pausa para hidratarte y desentumecer tu cuerpo, en especial si trabajas en una posición fija la mayor parte de tu jornada, como ocurre en oficinas.

Cuida mente y cuerpo. Tal como vimos en un artículo anterior, tan importante es cuidar el cuerpo como la mente. De ahí que sea recomendable alternar pausas en las que desconectar mentalmente con pausas en las que realizamos alguna acción, como dar un breve paseo o alguna actividad física como pequeños ejercicios de ergonomía.

Evitar la multitarea. Procura realizar una tarea detrás de otra. Si las mezclas, te costará más retomar una u otra, a no ser que sean prácticamente idénticas. Hacer varias tareas a la vez puede darnos la falsa sensación de ser más productivos, pero si analizas el tiempo empleado, verás que no es así.

Evitar las interrupciones. Relacionado con el punto anterior. Redactar un informe mientras respondes mensajes de correo, atiendas una llamada o hablas con tu compañero de departamento hará que esa tarea dure mucho más. Las interrupciones quitan tiempo. Pocos minutos pero que van sumando, y a los que hay que añadir los minutos que tardas en volver a centrarte en lo que andabas haciendo.

Recursos online para concentrarse mejor

Hay una gran cantidad de herramientas a tener en cuenta para mejorar tu concentración. Aquí van las que, en mi parecer, son los tres frentes a cubrir imprescindibles.

Antes he hablado de la importancia de las pausas. En este sentido, una herramienta útil es contar con un contador o cronómetro que te avise cuándo debes descansar. Puedes hacerlo mediante alarmas recurrentes en tu calendario online o en Outlook o con herramientas específicas como Time and Date Online Timer, Timer Tab o E.gg Timer, que te permiten configurar una cuenta atrás de varios minutos u horas con avisos al finalizar el periodo.

Si te distraes fácilmente, puedes acudir a un editor minimalista a prueba de distracciones. Hace tiempo hablamos de ellos en Blogthinkbig.com, por lo que cuentas con varias opciones como FocusWriter si quieres instalarlo o Calmly Writer y ZenPen si prefieres que sean online.

Las listas de tareas son también una manera de encauzar tu productividad. Así sabrás en todo momento cual es el siguiente paso a seguir en vez de dudar y perder la concentración. Hay muchas opciones, como Remember The Milk o Todoist.