El turismo genera empleos —en gran cantidad. De hecho, una persona de cada 10 tiene empleos relacionados con el turismo. Cuando se gestiona bien, el turismo proporciona un impulso económico increíble a las comunidades. Por esta razón, casi todos los países del mundo desean expandir su sector turístico e incrementar el número de visitantes.

Una cantidad cada vez más grande de viajeros se inclinan claramente por visitar destinos y comprar en agencias de viajes en función de su prácticas sostenibles Muchos destinos tienen estrategias y planes para utilizar el turismo como una ayuda para aliviar la pobreza y conservar su patrimonio natural y cultural, por ejemplo, mediante la creación y gestión de Parques Nacionales y monumentos. Sin embargo, casi el 50 % de los sitios declarados patrimonio de la humanidad, que son reconocidos por la UNESCO por su valor universal excepcional, no cuentan con planes de manejo del turismo que impidan sus impactos negativos.

Si la expansión del turismo resulta en más empleos y oportunidades económicas, ¿por qué un número creciente de destinos en todo el mundo propone o implementa medidas para limitarlo o restringirlo? Los destinos como Cinque Terre, Parque Nacional Zion y Machu Picchu están limitando la cantidad anual de visitantes. Ámsterdam, Barcelona y las islas Seychelles están limitando el desarrollo a gran escala. Bután y Venecia cobran impuestos y tasas a los visitantes, mientras que lugares como Koh Tachai en el Parque Nacional Similan han prohibido el ingreso a la isla por completo.

¿Por qué no hay más destinos que se concentren en el rédito por visitante en lugar de la cantidad de llegadas internacionales? ¿Por qué no hay más empresas de turismo invirtiendo en los destinos donde trabajan y en los activos de los que dependen sus negocios? ¿Y por qué la industria en general no aborda activamente estos problemas?

La paradoja del turismo y el crecimiento

Se espera que el turismo mundial continúe creciendo mientras una cantidad más grande de aspirantes a viajeros se vuelvan más prósperos y sus ingresos aumenten. Se prevé que el sector superará a la economía mundial en el transcurso de la próxima década, aumentando en un promedio estimado del 4 % anual en los próximos 10 años.

Los viajeros tienden a llegar en cantidades cada vez mayores y acuden a los mismos lugares, lo que resulta en problemas para los residentes

No es de extrañar que la mayoría de los destinos quieran un pedazo más grande de la torta y creen estrategias para atraer más visitantes y obtener más rédito económico. El dinero de los contribuyentes se gasta en atraer visitantes y el énfasis se pone en el volumen más que en el valor que representa cada visitante para la economía local.

El resultado es que los lugares administrados por los ministerios de turismo, organizaciones de marketing y las agencias de convenciones y visitantes suelen ser víctimas de su propio éxito. Los viajeros tienden a llegar en cantidades cada vez mayores y acuden a los mismos lugares, lo que resulta en problemas como el hacinamiento, el aumento de presión para los servicios públicos y las infraestructuras, la homogeneización cultural y la creciente insatisfacción de los residentes locales.

También surgen problemas relacionados con los desarrollos propios de la industria y las restricciones de capacidad locales, y a esto se debe sumar el hecho de que las ganancias no suelen quedar en el destino. Este último es el problema más citado: aunque el turismo puede ser una gran forma de distribución de la riqueza; a menudo, solo entre el 5 % y el 10 % del dinero de los turistas permanece en los destinos que visitan. Estos temas deben abordarse para aprovechar plenamente los beneficios del turismo mediante un enfoque inclusivo, y la colaboración entre los sectores público y privado y las comunidades anfitrionas.

La industria del turismo y los gobiernos deben reconocer que un enfoque limitado a la cantidad de turistas genera un problema, ya que crea dificultades y efectos negativos que disminuyen la calidad (y el valor) de la experiencia tanto para los viajeros como para los visitantes.

El turismo puede ser una industria destructiva

Se podría argumentar que el turismo no puede ser sostenible, que la sostenibilidad de la industria es imposible. Los efectos negativos sobre el medio ambiente son inherentes a la industria, como la emisión de gases de efecto invernadero y la generación de residuos, que actualmente son difíciles, si no imposibles, de evitar. El turismo también puede contribuir a la escasez de agua y energía, la contaminación de las provisiones de agua y de los ecosistemas, debido a los desarrollos propios de la industria y a regulaciones ambientales débiles o mal aplicadas.

Desde el corte y destrucción de los manglares hasta las excavaciones y construcciones, los cambios en el uso de la tierra asociados con el turismo dan lugar a la creación de infraestructuras y paisajes artificiales. Esto degrada visualmente el valor escénico de los paisajes naturales y resulta en un cambio en el medio ambiente, debido a factores como la erosión, la contaminación y las fronteras artificiales. Esto, a su vez, puede resultar en una mayor erosión y aumento de las inundaciones y daños causados ​​por las tormentas, así como en un impacto negativo en la migración de la fauna silvestre y sus patrones de reproducción.

El sector turístico atrae una mayor inversión en aeropuertos, aerolíneas, ferrocarriles, puertos, hoteles y atracciones, particularmente en áreas metropolitanas, sitios del patrimonio natural y cultural, y otros lugares y paisajes atractivos. Esto puede ser bueno para el desarrollo económico a corto plazo, pero malo para los residentes cuando el desarrollo del turismo está mal ejecutado. Históricamente, los pueblos locales e indígenas son desplazados o forzados a reubicarse cuando se establecen nuevos parques nacionales o patrimonios naturales. Los inmuebles de primera calidad se venden a los desarrolladores, y se restringe o limita por completo el acceso a las comunidades locales. Aunque se crean puestos de trabajo para la comunidad local, estos suelen ser como primer empleo, con salarios muy bajos y pocas oportunidades de crecimiento.

El movimiento del turismo sostenible: una respuesta fragmentada

El turismo sostenible puede combatir los efectos negativos y mejorar las vidas de la población local, proteger los lugares y ofrecer a los visitantes experiencias auténticas. Pero el movimiento de turismo sostenible está tan fragmentado como la propia industria.

El turismo sostenible puede combatir los efectos negativos y mejorar las vidas de la población local, proteger los lugares y ofrecer a los visitantes experiencias auténticas

El intento por lograr un turismo sostenible en la actualidad cuenta con una gran cantidad de pequeñas organizaciones y consultores individuales, que luchan por realizar proyectos a pequeña escala y con poca financiación, y tener algo de éxito. La mayoría de estos participantes de la industria tienen solo uno o dos empleados, y las ONG más grandes tienen menos de 25 empleados. Se hace más hincapié en la presentación de informes que en cambiar las prácticas organizativas u operativas, y el resultado de las iniciativas de sostenibilidad es limitado debido a las "limitaciones de recursos". Esto resulta en una gran competencia por los limitados recursos disponibles y poca colaboración. Ninguna organización está logrando un gran éxito y, a pesar de las buenas intenciones, el impacto acumulativo es significativamente menor de lo que es necesario y realizable.

El término turismo sostenible significa diferentes cosas para diferentes personas en la industria. Pero al igual que el ecoturismo, el turismo sostenible ha dejado prácticamente de tener sentido, ya que a menudo está unido a esfuerzos poco fructíferos y muy limitados, en lugar de estar vinculado con los compromisos, estrategias y acciones de toda la organización.

Esto es sorprendente, dado que el argumento comercial sobre la sostenibilidad y la responsabilidad corporativa en el turismo se hace cada vez más fuerte año tras año. De hecho, la ONU declaró 2017 el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. El turismo figura en tres de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y los 17 objetivos se pueden fomentar mediante el desarrollo del turismo sostenible.

Esto ha dado lugar a una mayor adopción de prácticas que mejoran el desempeño ambiental y el bienestar social. Estas prácticas resultan en ahorros significativos, buenas relaciones entre los empleados y clientes; y mejoran la motivación y retención de los empleados, así como la reputación de la marca. Las empresas que se dedican a estas prácticas también se benefician porque atraen a clientes que se preocupan por cuestiones de primera plana como el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y la desigualdad económica, quienes suelen alinear cada vez más sus gastos con sus valores personales cuando consideran que el precio, la calidad y la conveniencia son comparables.

Imagen: Destination Better

Sin embargo, pocas empresas y destinos relacionados con el turismo han integrado la sostenibilidad en su ADN operativo. Y aún menos empresas están invirtiendo para proteger el manantial del que dependen —los destinos en los que llevan a cabo su negocio.

En general, el compromiso del sector turístico con el desarrollo sostenible es casi nulo. Es comprensible cuando se considera que el turismo está, como la mayoría de las otras industrias, orientado al crecimiento y a obtener beneficios económicos, con un enfoque de planificación y desarrollo relativamente corto de vista. El objetivo principal es generar un retorno de la inversión para aumentar el valor para los accionistas lo más rápidamente posible o, al igual que muchos políticos, para apaciguar a los electores e impulsar sus probabilidades de ser reelectos.

Implicaciones de un modelo económico lineal y de un pensamiento a corto plazo

Las implicaciones de este modelo económico y operativo actual es que en realidad nadie obtiene verdaderas ganancias. Saturar los destinos y exceder la capacidad producen estrés físico en la infraestructura y en los bienes naturales, culturales y patrimoniales. La comoditización de los productos y servicios resulta en menores márgenes para las empresas dedicadas al turismo. Las atracciones y lugares abarrotados disminuyen la calidad de la experiencia de los visitantes. Los ingresos altamente concentrados comparados con los diversificados, la congestión y la saturación aumentan las percepciones negativas del turismo.

El turismo a gran escala está comenzando a generar oposición pública, y las tensiones entre los residentes y los turistas están creciendo en muchos de los destinos más atractivos

El turismo a gran escala está comenzando a generar oposición pública, y las tensiones entre los residentes y los turistas están creciendo en muchos de los destinos más atractivos, donde la calidad de vida y la calidad de la experiencia del visitante se han deteriorado de manera sustancial. Los problemas que plantea el turismo crecen con tanta rapidez que se vuelven casi imposibles de abordar. Este es un reto social, ambiental y empresarial.

Oportunidad de utilizar el turismo como una fuerza para el bien

Las empresas, los destinos y los viajeros deben ser más conscientes y responsables del impacto que ocasionan. Todos tienen un papel importante que desempeñar para garantizar que el turismo cumpla su promesa de mejorar los medios de vida de las personas y proteger los entornos de los que dependen.

Pero los participantes parecen estar perdiendo la oportunidad de usar el turismo como un vehículo para el progreso social, ambiental y económico. Dado que no existe un único grupo de interesados responsable de generar resultados económicos o preservar el patrimonio natural y cultural de un destino, se requiere la colaboración entre todos los sectores para catalizar el cambio necesario para cuidar los destinos turísticos. Se requiere un pensamiento verdaderamente innovador de parte de las autoridades de los destinos turísticos y los líderes empresariales para poder determinar cómo manejar la cantidad creciente de visitantes, abordar las expectativas cambiantes de los viajeros, y dar forma y mejorar tanto las experiencias de los visitantes como las del anfitrión.

Imagen: Destination Better

Existe una gran oportunidad para que las empresas, los visitantes, las comunidades y los residentes en los diferentes destinos obtengan mayores beneficios del turismo. El uso estratégico de asociaciones privadas, públicas y comunitarias, por ejemplo, apoya las estrategias del turismo a nivel de destino, faculta a las comunidades anfitrionas para proteger sus atracciones turísticas y crea oportunidades para las empresas del sector privado y las ONG a lo largo de toda la cadena de valor del turismo. El bienestar de los residentes y la experiencia del visitante se mejoran en el proceso.

Muchos problemas se pueden resolver a través de:

- El uso de metodologías complejas de colaboración e impacto colectivo;

- Los principios de la economía circular;

- Políticas y planificación basadas en la evidencia;

- Simplificación de las regulaciones;

- Estrategias, como la economía compartida, las empresas orientadas al mercado y el desarrollo de productos;

- Medición del impacto económico, ambiental y social;

- Monitoreo y presentación de informes de todas las escalas espaciales relevantes.

En conjunto, estos esfuerzos apoyarán la toma de decisiones sobre la base de datos científicos y ayudarán a mitigar los efectos negativos del turismo. Además, pueden reducir la comoditización de lugares hermosos e históricos de los que depende la industria del turismo, a la vez de ofrecer más oportunidades para los viajeros y las empresas. Cuando se planean y ejecutan actividades de viajes y turismo teniendo en cuenta el impacto en las comunidades y el comercio, el turismo como industria puede estar a la altura de su potencial como gran catalizador para la prosperidad económica, social y ambiental.