La revolución tecnológica ha cambiado el mundo. Son muchas las personas que trabajan desde casa, crean contenidos para sus propios medios de comunicación y encuentran empleo (o el empleo les encuentra a ellos) desde un dispositivo móvil. Sin embargo, para beneficiarse de este nuevo contexto es esencial conocer sus reglas. En un mercado global y cambiante, la figura del profesional independiente adquiere protagonismo. Por esta razón, invertir en crear una marca personal fuerte y hacerla visible a través de las herramientas digitales ya no es una elección, es casi una obligación. El sistema educativo se enfrenta a grandes retos a los que, poco a poco, responde a través de iniciativas pioneras dirigidas a la formación de competencias emocionales, comunicativas y tecnológicas.

Para Nilton Navarro, social media de Infojobs, la tecnología ha traído grandes ventajas al mundo laboral. Entre ellas, destaca la posibilidad de conectar con otras personas sin límites de espacio/tiempo, la automatización de las tareas, la mayor accesibilidad a la educación o incluso la posibilidad de encontrar empleo a través de una app.

La tecnología ha facilitado la capacidad de aportar valor al mundo a través de la visibilidad del propio talento. Andrés Pérez Ortega, experto en marca personal, señala que debemos utilizar la tecnología para diferenciarnos. “Esas pequeñas distinciones que antes se diluían en un currículum ahora se pueden mostrar a través de herramientas multimedia. Es el momento de dar visibilidad a lo que somos capaces de hacer, aquello que nos hace únicos”, explica.

Personal branding

La diferenciación profesional está estrechamente vinculada al concepto de personal branding o marca personal definido por Pérez Ortega como la huella o el impacto que dejamos en la mente de otras personas. “La marca personal pretende lo mismo que una marca comercial. Es decir, que cuando haya varias opciones, tú te conviertas en la opción elegida”, puntualiza.

Construir una marca personal sólida requiere tiempo y constancia y, como apunta Pérez Ortega, trabajar en dos sentidos: el autoconocimiento y la comunicación. “Solo cuando logramos descubrir quiénes somos y aprendemos a comunicarlo podemos construir una marca personal sólida”, incide. “La tecnología es un potenciador de la visibilidad. No usarla supone perder eficacia y oportunidades”.

Navarro reconoce la importancia en el mundo laboral actual de gestionar estratégicamente la marca personal. Desde su punto de vista, “hay que comunicar lo que sabes hacer, tu talento, para que piensen en ti para un empleo”.

Paola Calasanz, conocida como Dulcinea por su más de medio millón de seguidores de YouTube, es un buen ejemplo de este nuevo paradigma laboral. Con tan solo 28 años ya es una influencer (persona que inspira o influye en otras personas a través de las redes sociales) con formación en psicología y dirección de arte que hace casi siete años empezó a subir vídeos de carácter motivador y psicológico a Youtube. Gracias a la visibilidad lograda a través de la red social, ha trabajado creando contenidos para el programa de televisión El Hormiguero, ha presentado su propio espacio de entrevistas en un canal de internet de un importante grupo de comunicación y acaba de publicar su primera novela, El día que sueñes con flores salvajes (Roca, 2017). Porque tal y como explica Dulcinea, “Youtube me ha traído muchos proyectos y oportunidades laborales. Es el escaparate para compartir mi trabajo con personas a las que no podría llegar de otra manera”.

La youtuber tiene muy claro que “el secreto del éxito en las redes sociales reside en tener muy clara tu marca personal y tu meta y luego desarrollar el camino para alcanzarla”. Considera también que hay que actuar siempre con honestidad, pues “es lo que permite empatizar con el público”.

La profesión de youtuber es solo una más de las muchas nuevas ocupaciones que han irrumpido en el mercado laboral gracias a la tecnología. Así, Nilton Navarro, responsable de redes sociales de Infojobs, señala que los trabajos vinculados con la ciberseguridad, la robótica, la programación de apps, el big data, el diseño de software o la optimización de recursos son ya algunos de los puestos más demandados en el mercado.

Nuevas habilidades

Sin embargo, no solo aparecen nuevas profesiones, sino que también las empresas comienzan a dar prioridad a las habilidades vinculadas con las aptitudes frente a los propios conocimientos técnicos, que ya se presuponen. Para Navarro destacan algunas, como la curiosidad por el aprendizaje constante, la capacidad resolutiva, la facilidad para trabajar en equipo o las habilidades comunicativas.

Webs, redes sociales, apps… El mundo digital está lleno de herramientas que pueden ayudarnos a dar visibilidad a nuestras competencias, a nuestra marca personal. Sin embargo, los expertos recomiendan el uso de unas sobre otras si lo que buscamos es transmitir de una forma valiosa nuestra esencia.

Para Navarro, las herramientas más efectivas para dar visibilidad al talento son: Twitter, Instagram, y Linkedin. Para Pérez Ortega, el blog y el vídeo. Y para Dulcinea, “no hay medio que conecte más con el público que el audiovisual”.

El mundo ha cambiado a una velocidad vertiginosa y ahora la educación debe dar respuesta a los nuevos retos. Por ello, Manuela Lara, directora de proyectos y desarrollo de Santillana Global, afirma que “hay que enseñar a los alumnos a utilizar las herramientas digitales de manera crítica, respetando a los demás y a sí mismos. Es importante hacer entender a los jóvenes qué trascendencia puede tener lo que publiquen en las redes de cara a su futuro”, resalta.

Lara considera que las escuelas van por delante de las administraciones públicas y buscan fórmulas para responder a los nuevos retos de la sociedad actual. Así, por ejemplo, dentro de los horarios lectivos, se crean espacios para “aprender a pensar” y para desarrollar competencias comunicativas y emocionales.