Puede que pienses, o más bien que estés seguro, de que ya es hora de que recibas ese aumento por el que tanto has estado trabajando. Pero claro, con la situación actual no es tan fácil obtenerlo, por ello debes ir a por él de forma inteligente.

Según el psicólogo, Robert Cialdini, existen técnicas que pueden ayudarte a conseguir dicho aumento. Desde Forbes te dejamos algunas de ellas para que te replantees los siguientes pasos a dar en tu estrategia para obtener ese ansiado salario:

Ofrece tu ayuda cuando sientas el estrés de tu jefe

Puede que no te apetezca hacerlo, pero precisamente son esos detalles los que se quedan en la mente de las personas. Piensa en la situación al reverso, piensa en cuánto valoras tú que te echen una mano, sin tener que hacerlo, cuando te ves sobrepasado.

Haz que tus ideas se escuchen, contribuye

Si de verdad mereces ese aumento, significa que tienes grandes cosas que aportar a tu empresa, ideas que a lo mejor no han sido escuchadas. Demuestra a tu jefe y a todo tu equipo el valor real de tu trabajo y de tu persona.

Tu jefe ha de ser tu mentor

Necesitas su opinión y su guía, aunque a veces pienses que puedes con todo. Es importante que vea que le valoras y que le respetas, que sabes que debería estar precisamente donde está. Esto creará un vínculo en el cual progresaréis ambas partes.

Ten en cuenta el lenguaje corporal

Cuando te decidas por hablar de una vez, tienes que tener muy en cuenta el lenguaje corporal de tu jefe o jefa. Si él o ella se echa para atrás en la conversación, tú deberías hacer lo mismo. Pero lo mismo se aplica si ellos muestran interés mediante sus gestos.

Elige el momento adecuado para sacar el tema

El momento adecuado, por ejemplo, podría ser tras haber logrado un éxito empresarial. Un momento de euforia, no hay que ser ingeniero espacial para saber que las personas actúan de forma más colaborativa cuando están de buen humor.

Utiliza la lógica

Lo más importante es que demuestres el porqué de la necesidad de ese aumento. O más que la necesidad, por qué lo mereces. Muestra estadísticas sobre tu campo, o la aportación que ha tenido tu trabajo para la compañía. Búscate las castañas para demostrar que mereces ese aumento.